Ir al contenido principal

Alan Dean Foster 2

Aparte de las mencionadas, durante los últimos años Foster ha publicado otras series de éxito, como la de Spellsinger (ocho entregas entre 1981 y 1994); la trilogía de Icerrigger (en los setenta); la trilogía de los Malditos (de principios de los noventa); o más recientemente, la que explora los orígenes de la Commonwealth (Phylogenesis, 1999; Dirge, 2000; y Diuturnity's Dawn en el 2002). Series ellas en las que el autor mantiene ese gusto por la aventura y la recreación detallada y verosímil de especies y culturas alienigenas, característica esta última que le acerca a uno de los grandes clásicos del género, con el que tiene no pocos puntos de contacto: Stanley G. Weinbaum.

Lógicamente, Foster es también autor de obras sueltas, no relacionadas (al menos de forma directa) con serie alguna, entre las que merece la pena destacar: The Man Who Used The Universe (1983); To The Vanishing Point (1988); Cat-a-lyst (1991), o Sagramanda (2006), todas ellas inéditas en castellano.

Como no sólo de novelas vive el hombre, Foster ha escrito asimismo numerosos relatos de diversa extensión que han aparecido publicados en algunas de las revistas y antologías más prestigiosas del género, entre los que destacan recopilaciones como: With Friends Like These (1977); Who Needs Enemies? (1984), o Impossible Places (2002). En España hemos tenido ocasión de leer algunos de estos relatos en las antologías de CF de Luis de Caralt, o en revistas como Nueva Dimensión o el Isaac Asimov's Magazine (en sus diversas etapas).

Paralelamente Foster ha desarrollado una intensa actividad como “novelizador”, llevando a cabo la adaptación literaria de películas o series de éxito de televisión como Alíen Nation o Star Trek. Un recorrido parcial por esta faceta de su trabajo incluiría títulos como: Tragedía en el Dark Star (1974); La Guerra de las Galaxias (1976); Alíen, el Octavo Pasajero (1979) y sus secuelas; El abismo negro (1979); Lucha de Titanes (1981); Atmósfera Cero (1981); La Cosa (1981); Krull (1983); Alíen Nation (1988) o The Chronicles of Riddick (2004), sólo por mencionar algunos de los más populares. Como detalle anecdótico, esta parte de su producción puede que sea más conocida para el lector habitual hispano, ya que muchas de estas novelizaciones se publicaron en su momento al calor del éxito de la película o serie correspondiente. No obstante, esta intensa producción “de encargo” ha podido, como ya dijimos, jugar en contra del autor, al influir negativamente en la percepción que algunos críticos y lectores puedan tener de su obra. Un prejuicio claramente injustificado, ya que para Foster no se trata de meros trabajos alimenticios, sino que aplica en ellos todo su talento y su personal estilo narrativo, enriqueciendo el guión original, ahondando en la psicología de los personajes, e incluso rellenando huecos en la trama para agilizar su lectura.

Tal vez ese sea el motivo por el que Foster ha colaborado habitualmente en franquicias tales como Star Trek o el Universo Expandido del Star Wars de George Lucas. Para la primera realizó los diez volúmenes genéricamente conocidos como Star Trek Log uno a diez (entre 1974 y 1978), que adaptan los episodios de la serie de animación de los años setenta. También he encontrado en la red referencias a que Alan Dean Foster colaboró en el guión de la primera entrega cinematográfica de la saga Trekkie, aunque al ser este un aspecto que no he podido confirmar, lo apunto como mero detalle anecdótico.

(Continuará...)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…