Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2013

Simpatía por el Diablo

Tal y como afirmaban en Sospechosos habituales (Bryan Singer, 1995), el mejor truco del diablo fue hacer creer al mundo que no existía, pese a lo cual desde el séptimo arte no han dejado de intentar demostrar lo contrario. Y es que, puestos a combatir al mal ¿por qué conformarse con intermediarios, si puedes enfrentarte al mismísimo Príncipe de las Tinieblas? Sin duda, uno de los principales responsables de esa simpatía por el diablo es el cineasta Roman Polanski, que con La semilla del diablo (1968) (1) creó un clásico del horror atemporal, además de despertar un renovado interés por el mundo de las sectas demoniacas cuya influencia puede rastrearse hasta filmes como Eyes Wide Shut (la obra póstuma de Stanley Kubrick de 1999) y que a su vez explotarían películas posteriores como El exorcista (William Friedkin, 1973) o La profecía (Richard Donner, 1976) (2) y sus respectivas secuelas. El propio Polanski retomaría el tema en 1999, en vísperas del cambio de milenio, con La novena puert…

Yohana Cobo en La Sexta 3 de Cine

Reconozco que siempre he sentido una debilidad especial por Yohana Cobo desde que la descubrí en El Séptimo Día (2004) de Carlos Saura, no sólo por su innegable talento interpretativo, sino también por la magia de su mirada y esa deslumbrante sonrisa suya, triste y alegre a partes iguales, como un poema de Pablo Neruda. Fruto de esa fascinación ha sido un artículo a través del cual repasé en profundidad la trayectoria de esta brillante actriz desde sus comienzos, además de alguna reseña puntual, todos los cuales se hallan a disposición del público en este mismo blog.
Al contrario que otras celebridades, la Sta. Cobo (a la que recientemente hemos podido ver interpretando a una joven Lolita Flores en un biopic sobre Carmina Ordóñez para Tele5) es una persona discreta y poco amiga de salir en los medios por cualquier motivo que no tenga que ver con su trabajo, aunque en muy contadas ocasiones concede algunas entrevistas tan interesantes como la que hace poco pudimos leer en la página we…

Los viejos héroes nunca mueren

Al contrario que la mayoria de los mortales, que aguardamos con impaciencia el momento del retiro, los viejos héroes de acción prefieren morir con las botas puestas antes que desaparecer sin más. Quizás porque no saben hacer otra cosa, o porque al fin y al cabo, nos gusta pensar que hay vida después de la vida y que una salida gloriosa al estilo de Custer en Little Big Horn es preferible a una lenta y dolorosa decrepitud. Sam Peckinpah marcó el camino con su mítica Grupo salvaje (1969) pero no le han faltado discípulos, entre ellos el legendario Clint Eastwood, que desde hace algunos años parece obsesionado en revisar su obra en clave crepuscular, desde el western (Sin Perdón, 1992) al cine de acción (Gran Torino, 2008), pasando por esa nostálgica reivindicación de la madurez en clave aereoespacial que supuso Space Cowboys (2000).
Pero sin duda alguna fue la tripulación original de la Enterprise la que estuvo a punto de batir todos los records, rodando entrega tras entrega de la sag…