Mi cinco libertinos favoritos del cine y la TV

Quienes ya me conocen desde hace tiempo sabén que uno de mis pasatiempos preferidos es hacer listas de mis Cinco Cosas Favoritas, ya sean libros, películas, chicas o tebeos, al igual que hacía el protagonista de la novela Alta Fidelidad de Nick Hornby. Pues bien, en esta ocasión quiero recordar a mis cinco caraduras más entrañables del mundo del cine y la televisión, esos actores cuya vida es o ha sido un culebrón en si mismo y pese a todos sus numerosos esfuerzos por autodestruirse se las han arreglado para salir a flote una y otra vez. Por comodidad he decidido enumerarlos por orden alfabético del apellido, aunque lógicamente uno tiene sus debilidades y si tuviese que darle el primer puesto a uno en concreto por encima de todos los demás ese sería el gran David Duchovny, al que ya le dediqué en su momento un artículo más extenso en este blog:


1. Robert Downey Jr.
Dicen que la clave del éxito de un actor está en interpretar personajes con los que pueda identificarse. Desde ese punto de vista, no cabe duda de que Robert Downey Jr. nació para interpretar al inventor mujeriego y borrachuzo Tony Stark, a.k.a. Ironman. Un papel que unido a su adrenalínica y desenfadada revisión del detective de Baker Street bajo la batuta de Guy Ritchie ha terminado de relanzar la carrera de este interesante actor que regresa así a primera fila tras varios años de devaneo con el alcohol y las drogas. Hace poco hemos podido verle en la secuela de Sherlock Holmes, Juego de sombras (2011) mientras que para el futuro tiene pendiente de estreno el blockbuster Los Vengadores (2012) al tiempo aguarda la ocasión de enfundarse en la armadura dorada del Hombre de Hierro por tercera vez.


2. David Duchovny. 
Sin duda, mi actor favorito desde la época del agente Mulder. Siempre me ha parecido un intérprete sólido, versátil y convincente pero que no había tenido mucha suerte con la elección de sus papeles cinematográficos, siendo la televisión el medio en el que ha cosechado sus mayores éxitos como es el caso de Expediente X o la más reciente Californication.
En esta última Duchovny se mete en la piel de Hank Moody, un escritor bloqueado tras publicar su último libro y que lleva varios años intentando escribir una nueva novela. Por el camino Moody intenta mantener el respeto de su hija y recuperar el amor de su ex-mujer (la cual está a punto de casarse de nuevo con su odiado editor) al tiempo que se emborracha, coloca y fornica con todas las chicas atractivas que se cruzan por su camino (más o menos, como hacia el propio actor en la vida real).
En cualquier caso, interpretar a Hank Moody le ha sentado bien. Duchovny parece cómodo y hasta rejuvenecido en la piel del personaje que le ha ayudado a relanzar su carrera cinematográfica. Hace poco le hemos visto interpretando de nuevo a Fox Mulder en Expediente X: Creer es la clave (2008), compartió cartel con Halle Berry y Benicio del Toro en Cosas que perdimos en el fuego (2007) y tiene pendiente de estreno Phantom (2012) y Relative insanity (prevista para el 2013).


3. Dean Martin.
Dean Martin fue uno de los miembros más destacados del mítico Rat Pack de Las Vegas durante los años sesenta junto a Sammy Davis Jr. y Frank Sinatra. Cantante de éxito y notable mujeriego, fue pareja artística de Jerry Lewis, tuvo su propio show televisivo y desarrolló de forma paralela una más que interesante carrera como actor en títulos tan memorables como Ocean's eleven (1960) o Rio Bravo (1959) en el cual tuvo la ocasión de rodar junto al mítico John Wayne a las órdenes de Howard Hawks. Prototipo del seductor chapado a la antigua, romántico y extrovertido, tuvo sonados romances con algunas de las mujeres más hermosas de su época aunque fue incapaz de mantener una relación duradera con ninguna. La muerte de su hijo Dino le sumió en una profunda depresión de la que ya nunca llegaría a recuperarse hasta su muerte, acontecida en 1995. 


4. Mickey Rourke.
Si hay alguien que haya hecho auténticos esfuerzos por arruinar su futuro, sin duda ese ha sido Mickey Rourke. Su caracter difícil, unido a sus excesos, los coqueteos con el alcohol, el sexo y las drogas, además de la práctica del boxeo e innumerables operaciones y arreglos de cirujia estética estuvieron a punto de llevar a la tumba (profesional y literalmente hablando) a uno de los mejores y más prometedores actores de su generación, protagonista de títulos tan memorables como Manhattan Sur (1985), Nueve semanas y media (1986) o El corazón del ángel (1987). Sin embargo, cual Ave Fenix, Rourke ha resurgido de sus cenizas gracias a papeles como el de Marv en Sin City (2005) o Randy 'The Ram' Robertson en El luchador (2008) que le han permitido participar en otros títulos de éxito tales que Ironman 2 o Los Mercenarios (ambas de 2010). Hace poco pudimos verle en Inmortales (2011) de Tarsem Singh y en la actualidad rueda Black November junto a Kim Bassinger y el western Dead in Tombstone.


5. Charlie Sheen.
"El sexo no pudo conmigo. El alcohol no pudo conmigo. Las drogas no pudieron conmigo. Dos hombres y medio no pudieron conmigo", exclamaba un eufórico Charlie Sheen en directo tras abandonar el programa que le devolvió a primera linea tras varios años de continuos altibajos. Y eso que sus comienzos no podían ser más prometedores: actor juvenil de éxito, trabajó junto al mismísimo Clint Eastwood en el filme El principiante (1990) amén de otros títulos no menos interesantes como Los tres mosqueteros (1993) o Velocidad terminal (1994) aunque a partir de ese año su trayectoria se estancó debido a excesos como los antedichos y otros no menos escandalosos. Sin embargo, como un proverbial felino, el actor se las ha arreglado para caer siempre de pie y volver a empezar. Ahora amenaza con la teleserie Anger Management. El tiempo dirá si su decisión de abandonar Dos hombres y medio ha sido un acierto o su enésimo tropezón.

Como se suele decir, ni son todos los que están, ni están todos los que son. Ninguna lista de este tipo estaría completa sin recordar a célebres borrachuzos como Oliver Reed o el gran Peter O'Toole, entre otros destacados miembros de la generación de los "Jóvenes airados", pero si a cinco hemos de limitarnos, esta es mi muy personal selección y todos y cada uno de ellos se han ganado a pulso el honor de estar aquí. Un saludo cordial y en breve nos vemos de nuevo para rememorar la figura y obra del gran artista uruguayo Eduardo Barreto.

Comentarios