Ir al contenido principal

De Cine: David Duchovny

Al igual que ocurría con Dominic Purcell, David Duchovny es otro de mis actores favoritos. Siempre me ha parecido un intérprete sólido, versátil y convincente pero que no había tenido mucha suerte con la elección de sus papeles cinematográficos, siendo la televisión el medio en el que ha cosechado sus mayores éxitos como es el caso de Expediente X o la más reciente Californication.
En esta última Duchovny se mete en la piel de Hank Moody, un escritor bloqueado tras publicar su último libro y que lleva varios años intentando escribir una nueva novela. Por el camino Moody intenta mantener el respeto de su hija y recuperar el amor de su ex-mujer (la cual está a punto de casarse de nuevo con su odiado editor) al tiempo que se emborracha, coloca y fornica con todas las tías buenas que se cruzan por su camino (qué afortunadamente para él, son muchas. ¡David, qué les das!).
Oriundo de New York, donde nació en Agosto de 1960, Duchovny se estrenó ya en 1988 con pequeños papeles de reparto en películas como Armas de mujer (1988), New Year's Day (1989) o Malas influencias (1990) de Curtis Hanson, pero sería su interpretación como el travestido agente Dennis de Twin Peaks (tres episodios entre 1990-1991) el que llamó la atención del público y le abrió las puertas para realizar el papel de su vida (hasta la fecha) al encarnar al agente especial del FBI Fox Mulder durante 176 episodios de la exitosa serie de televisión Expediente X de Chris Carter, entre 1993 y 2002.
El caché y la popularidad que le proporcionaron su trabajo en Expediente X le animó a probar suerte en la pantalla grande. De hecho, a principios de los noventa, Duchovny parecía uno de los interpretes más prometedores del momento, rodando varios filmes al mismo tiempo y con numerosos proyectos en cartera. Sin embargo, a excepción de Expediente X: Enfréntate al futuro (1998), un spin-off cinematográfico de la exitosa serie televisiva, el resto de sus trabajos tuvieron una acogida bastante discreta. Películas como los thrillers Kalifornia (1994) y Jugando con la muerte (1997), o la comedia romántica Hechizo del corazón (2000) pasaron por las salas de cine con más pena que gloria. En el 2001 Duchovny parodió su rol como agente Mulder en la comedia de ciencia ficción Evolution de Ivan Reitman, tras lo cual volvió a probar suerte en la comedia romántica con títulos como Connie y Carla (2004) o Ellas y ellos (2005). Durante esta época fue frecuente verle actuar también como actor invitado en teleseries de éxito como Sexo en Nueva York. Destacar también que Duchovny ha hecho sus pinitos como director, y tras practicar con algunos episodios de Expediente X, en el 2005 dirigía a su esposa, la también actriz Téa Leoni en el drama Delitos menores.
Nuevamente la televisión acudiría en su rescate y cuando su carrera parecía un tanto perdida, Duchovny ha encontrado el que podría ser el otro gran papel de su vida al encarnar al alcohólico, adicto, pendenciero, sexo adicto y sin embargo entrañable Hank Moody, personaje con el que guarda no pocos puntos en común. Al igual que Moody, Duchovny lleva años esperando repetir el éxito que tuvo con Expediente X; al igual que Moody, Duchovny ha tenido sus más y sus menos con el alcohol, las drogas y sobre todo las mujeres (se ha reconocido públicamente adicto al sexo y ha estado sometido a varios tratamientos de rehabilitación); y, finalmente, al igual que Moody, Duchovny ha tenido serios problemas en su matrimonio y de hecho, parece que tras una breve separación él y su esposa, Téa Leoni, han decidido darse una nueva oportunidad.
En cualquier caso, interpretar a Hank Moody le ha sentado bien. Duchovny parece cómodo y hasta rejuvenecido en la piel del personaje que le ha ayudado a relanzar su carrera cinematográfica. Tras interpretar de nuevo a Fox Mulder en Expediente X: Creer es la clave (2008), compartió cartel con Halle Berry y Benicio del Toro en Cosas que perdimos en el fuego (2007) y formó parte del elenco del drama urbano La familia Jones. Para el futuro tiene pendiente de estreno Phantom y Relative Insanity. Entretanto, podemos seguir sus aventuras en el canal de pago Fox dando vida a ese carismático ¿perdedor? que es Hank Moody en Californication. (Si no han visto la escena en qué él y su agente se están haciendo un trio con una prostituta justo cuando les sorprenden sus respectivas esposas, es que se están perdiendo la serie más gamberra e irreverente del momento. Avisados quedan).

Comentarios

Dani ha dicho que…
Te gusta porque se parece a ti cabronazo :-D
Jorge Iván Argiz ha dicho que…
No habia entrado y tenia dos post para leer ¡qué bien!
Alejandro Caveda ha dicho que…
Dani:
¿Nos parecemos? ¿En serio? Ejem... No voy a decir que no me sienta halagado, pero vamos, como un huevo a una castaña. Claro que si lo que quieres es que te invite a una cerveza... Cuenta con ella ;)
Alejandro Caveda ha dicho que…
Jorge Iván:
Pues sí, afortunadamente voy conciliando mi nuevo horario laboral con mi tiempo libre y estoy recuperando una cierta normalidad, con lo que estoy recuperando mi ritmo habitual a la hora de actualizar el blog. Espero mantenerlo a partir de ahora. Lo bueno es que ya tengo planeadas al menos las próximas 12 entradas. Un abrazo y recuerdos a Rocio (Espero pasar en breve por NA).

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…