Ir al contenido principal

La Coctelera 3

El mundo editorial es como una montaña rusa, a la que a meses de sequia le siguen días de proliferación de novedades a cual más interesante en los estantes de las librerias. Aunque sobre gustos no hay nada escrito, y nadie mejor que cada uno para saber que géneros o autores prefiere, aquí van algunas de mis recomendaciones para estos días de depresión postvacacional.
Empecemos por Las Ruinas, de Scott Smith, un autor casi recién estrenado, ya que esta es su segunda obra escrita y la primera (creo) publicada en castellano, aunque como carta de presentación no deja de ser inmejorable. En la cubierta el maestro Stephen King la describe como "Un prolongado grito de horror" y la frase no puede ser más acertada. La historia describe de forma lineal y aterradoramente directa la odisea de unos jóvenes turistas atrapados en unas antiguas ruinas mayas por una amenaza tan escalofriante que no voy a cometer la indiscrección de destriparlo aquí, pero justo es decir que la novela está tan bien escrita que es casi imposible dejar de leerla una vez has pasado la primera página.
Y ya que hablamos del escritor de Maine, recordar que estos días se ha editado su última obra, Cell, en la que cuenta como la mayor parte de la humanidad se transforma en zombies descerebrados gracias a un virus que se transmite a través del teléfono móvil (bien mirado, ¿eso no está ocurriendo ya?). Curiosamente, esta es la primera vez en su dilatada carrera como escritor que King toca (aunque sea de refilón) un tema tan querido del género de terror como es el de los zombies, pese a ser un confeso admirador de George Romero. Más vale tarde que nunca...
Al contrario que Scott Smith, Steve Alden no es un recién llegado a nuestras librerias, ya que hace años Ediciones B publicó su novela MEG, aunque después le perdieramos la pista durante unos cuantos años hasta que Via Magna recién acaba de sacar al mercado El testamento Maya, una novela de ciencia ficción apocalíptica que mezcla en un entretenido coctel a Charles Fort con la Barrera Siniestra de Eric Frank Russell, más unas gotas de Erich Von Daniken y el toque final de Martin Mystere. No es tan buena como Las Ruinas y tampoco supera a MEG. Personalmente, los personajes (y sobre todo su comportamiento y reacciones) me parecen un tanto forzados e increibles, al contrario de lo que sucede en la novela de Scott Smith. Por otro lado el final resulta un poco confuso y abierto (probablemente porque el autor esté pensando en escribir una continuación). Con todo, resulta agradable de leer y tiene partes realmente interesantes, en especial todo lo relativo al antiguo egipto y las culturas amerindias precolombinas. Ideal para leer en pequeñas dosis a lo largo de varios días.
Ya que al hablar de las influencias de este libro he mencionado a Martin Mystere, no quiero terminar este post sin mencionar que la editorial Aleta ha comenzado a publicar material antiguo inédito de la Bonelli precisamente con este personaje: Martin Mystere: Expediente Excalibur, una extensa y documentada obra que recopila tres aventuras clásicas de este investigador de lo imposible centradas en el mito del Rey Arturo y su no menos famosa espada. Un título imprescindible tanto para los amantes de los títulos de esta editorial como para aquellos que disfruten con las buenas historias de aventuras.
De momento lo dejaremos aquí, ya que en post venideros desarrollaré en extenso más novedades como la reedición de las novelas de Trevanian o el Pensad en Flebas de Iain M. Banks. Pero lo más inmediato será un comentario sobre la adaptación cinematográfica del 300 de Frank Miller. En breve, lo prometo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estimado Sr. Caveda:

Como en más de una ocasión me ha reprochado que cuando escribo a su blog no entró en ningún tipo de discusión y que me limito a felicitarle por sus acertados comentarios, he decidido que este es el momento adecuado para iniciar una agria polemica con usted.
El Sr. Scott Smith no es, tal y como usted afirma, un recien llegado a nuestras librerias si no que ya hace años que publicó una excelente novela titulada "Un Plan Sencillo" (que fue adaptada al cine por el Sr. Raimi). En mi opinión Ruinas es tal y como describe una publicidad "un prolongado grito de horror", pero para el lector que tiene la desgracia de asomarse a sus paginas.
Espero que el duro tono de esta reprimenda no le haga olvidar que tenemos pendientes el tomarnos unas cuantas cervezas.
Saludos, jose manuel.

PD.- De todas formas su post es excelente, como no podría ser menoes viniendo de una persona de su calidad.
Alejandro Caveda ha dicho que…
Bienvenidas sean las agrias polémicas, amigo José Manuel. Cierto es, tiene Ud. razón y así lo reconozco por escrito: ahora que lo pone Ud. me acuerdo de la película (que no del libro, lo cual es lógico si tenemos en cuenta que es de 1993) aunque a Smith le podemos dar el premio al escritor que con más calma se lo toma, nada menos que 13 años entre su primera y segunda novela... Eso es embarazo de elefante y lo demás tonterias. Claro que si todas son tan buenas como las que nos ocupan, merece la pena esperar. En cuanto a "El testamento maya", confirmo que ya existe una continuación escrita y publicada en los USA que lleva por título "Resurrection" y parece que la cosa para ahí de momento, porque con posterioridad Alten ha escrito otras novelas como "The Loch" que van por otros derroteros. Salu2 y a ver si se anima a contribuir más a menudo :o)
G. Tun (Méx) ha dicho que…
Una pequeñísima aclaración. Stephen King ya ha publicado una pequeña historia sobre zombies: "Parto En Casa", un cuento de la antología "Pesadilla y Alucinaciones". El cuento fue escrito explícitamente como un tributo a los filmes clásicos (supongo que de Romero, pero no tengo el dato exacto).
Alejandro Caveda ha dicho que…
Pues muchas gracias, amigo g.tun. Reconozco que la obra corta de Stephen King, aunque la he leido, no la tengo tan fresca en la mente como sus novelas, antiguas o recientes. Gracias por tu colaboración y esperamos verte de nuevo por aquí :o)

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…