Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2017

Un trabajo de rutina /04

El nombre completo del Pandora era Pandora's Box, aunque en realidad no tuviese nada que ver con el personaje mitológico y su caja, sino con la película alemana del mismo título de 1929 protagonizada por Lousie Brooks. La clientela era una heterogénea mezcla entre hipsters, cinéfilos gafapastas, y gente que sólo buscaba un lugar tranquilo donde tomar algo mientras disfrutaban viendo cine clásico. La carta del local era muy escueta (poco más que café, cerveza y gin tonics) pero a Michal le gustaba por su aire retro, la cuidada selección de títulos, y porque cuando no estaban proyectando películas solían poner música jazz a un volumen que no resultaba perjudicial para el oído.
Su informante (o al menos, eso esperaba) había llegado antes que ella y se encontraba absorta contemplando aquella escena de El extraño en la que Orson Welles le tendía una trampa a su mujer para asegurarse su silencio, mientras bebía una Heineken a pequeños sorbos. Michal se sentó a su lado sin decir nada, re…

Un trabajo de rutina /03

Al día siguiente tenía la respuesta de su ayudante aguardándole en el teléfono nada más levantarse. En todas las ocasiones en que había solicitado un taxi, Sara Montes se había apeado en la misma dirección del distrito Chamberí. Michal decidió sacrificar su café matutino para averiguar que había allí que tanto interesaba a la sobrina de su clienta. Para su sorpresa, la dirección se correspondía con lo que parecía uno de esos modernos estudios de tatuaje a medio camino entre el estilo gótico y el rollo hipster, que tanto proliferaban por la capital. Un tanto descolocada la investigadora accedió al interior del local. Allí, una chica rubia realizaba un reportaje fotográfico a una pareja de jóvenes con el torso y los brazos completamente recubiertos de tatuajes. Varias personas igualmente tatuadas observaban atentamente el espectáculo mientras gesticulaban y hacían diversos comentarios en voz baja. Al verla entrar un joven musculoso, con perilla y la cabeza rapada, se separó del resto pa…

Un trabajo de rutina /02

La investigadora decidió comenzar el trabajo visitando la última dirección que tenía de Sara, una buhardilla de alquiler en un viejo edificio de corte decimonónico de Hortaleza. De hecho, el inmueble era tan antiguo que aún tenía patio de cocheras, al cual se accedía a través de una doble puerta de madera, ahora abierta. Nada más entrar Michal buscó con la vista hasta localizar la portería, cuyo ocupante la observaba con expresión curiosa desde el quicio de la misma. El portero era un hombre de unos cincuenta años, canoso y en muy buena forma para su edad.
- Buenas tardes. ¿Puedo ayudarla en algo?
- Eso espero. Estoy buscando a una antigua inquilina, Sara Montes. Tengo entendido que vivió aquí hasta hace poco - dijo Michal, de la que mostraba en el móvil la fotografía que le había pasado su clienta.
El hombre permaneció varios segundos en silencio, pensativo.
- No sé si es adecuado que hable de un inquilino con extraños.
- Técnicamente, ya no es una inquilina. Y todos somos extraños hasta …

Un trabajo de rutina /01

- Es usted mucho más joven de lo que me imaginaba.
Michal sonrió educadamente, sin decir nada, tomándose su tiempo para estudiar a su visitante: género femenino, más cerca de los cincuenta que de los cuarenta pero muy bien llevados, y elegante aunque sin exceso de ostentación. La recién llegada malinterpretó su silencio como una señal de disgusto y se apresuró a explicar:
- Entiéndame, no es una crítica. Es sólo que esperaba a alguien un poco más... experimentado. Usted apenas parece mayor que la joven de recepción.
- ¿Anabel? Pese a su aspecto tiene dos carreras, es una experta en informática y hace un café excelente. En realidad, yo debería de trabajar para ella, y no al revés. Y ya que hablamos de café, ¿le apetece uno? Así podrá comprobarlo usted misma.
La otra mujer tardó varios segundos en responder, dudando entre aceptar la invitación o marcharse.
- Muchas gracias. Solo y sin azúcar, por favor - respondió por fin, y Michel supo que, al menos por el momento, había ganado la par…

Miles Warren y la conspiración del clon

I. Introducción
La galería de villanos de Spider-Man es tan variada y atractiva que todo el mundo puede tener su preferido, desde el Dr. Octopus hasta Veneno, pasando por el Lagarto o el Duende Verde. Pero a título personal, un servidor siempre ha reconocido una especial debilidad por Miles Warren, alias el Chacal, uno de esos adversarios puntuales cuya figura se ha ido acrecentando con el tiempo hasta convertirse en un rival de altura. Warren es de los pocos personajes que ha descubierto la doble identidad de Peter Parker / Spider-Man, y además, ha mantenido el recuerdo a través de todos los cambios de realidad y borrados de memoria colectivos que han afectado al resto del planeta. Ha regresado de la muerte en varias ocasiones e incluso se las ha arreglado para volver del revés la vida de Peter Parker desde la tumba, como un fantasma rencoroso que se resiste a desaparecer. Pero ¿quién es Miles Warren, y dónde radica el motivo de su odio por Spider-Man?
II. La primera saga del Clon
Al pr…