Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

Nunca estaremos más vivos que ahora /01

Un viejo refrán dice que el rayo nunca cae dos veces en el mismo sitio. Adriana Vega tenía algo de tormenta eléctrica y, sin embargo, se las arreglaba para incumplir la norma, regresando cada cierto tiempo para volver mi vida del revés. De hecho, habían estado a punto de matarme en todas y cada una de las ocasiones en que nuestros caminos se habían cruzado pese a lo cual yo, imbécil de mí, siempre volvía a morder el anzuelo, aunque en mi descargo hay que reconocer que el cebo, en sí, era muy atractivo. Aquel día amaneció como cualquier otro. Me había desplazado hasta las oficinas de la Mutua para poner al día la lista de tareas pendientes, y estaba a punto de relajarme echando una partida online al World of Tanks cuando Mario - un compañero del trabajo - irrumpió en mi despacho con una expresión más estúpida de lo habitual en su ya de por sí estúpido rostro.
- Tienes visita.
- ¿En serio? No tengo a nadie citado para hoy - repuse, tras echarle un rápido vistazo a mi agenda electrónica.
- …

De Cine: Vincenzo Natali

Con apenas media docena de títulos en su haber, Vincenzo Natali se ha convertido en uno de los nombres de referencia del fantástico cinematográfico, un autor imaginativo e inquietante como pocos, dueño de una estética muy personal que no obstante acusa la influencia de otros cineastas de relieve de las últimas décadas tales que David Cronemberg o, en menor medida, Tobe Hooper, por su estilo realista, casi documental, pero también por la forma en que lo irreal se va entremezclando con lo cotidiano.
Natali irrumpió en el medio con fuerza gracias a Cube (1997), la historia de un grupo de personas atrapadas en un laberinto letal lleno de trampas y enigmas, y del que no está claro cuál es su origen o función, aunque en su secuela Cubo: Hyperdrive, y en la préciela Cube: Zero se especula con un experimento gubernamental para controlar a la población y deshacerse de sujetos incómodos. Sin embargo, en Cube ya están presentes muchas de las coordinadas estéticas y argumentales de Natali: el mis…

Recordando a Sean Kirkpatrick (1952-1996)

Hace poco se cumplía el veinte aniversario del fallecimiento de Sean Kirkpatrick, una de las mejores y más originales voces del terror escocés contemporáneo, cuya prometedora carrera se truncó - de forma prematura - un 19 de septiembre de 1996 en un accidente de circulación al salirse de la carretera a lomos de su Norton Commando Fastback de 1969. Injustamente olvidado hoy día, fue coetáneo de Clive Barker y su influencia puede rastrearse en la obra de autores posteriores como Neil Gaiman o Ben Aaronovich, por poner un par de ejemplos.
Oriundo de Glasgow, donde nació un 3 de marzo de 1952, Kirkpatrick disfrutó de una infancia acomodada. Contra los deseos de sus progenitores abandonó la carrera de derecho para dedicarse en cuerpo y alma a la escritura. Entre 1979 y 1981 envió (sin éxito) tres originales a diversas editoriales de Escocia e Inglaterra, pero no fue hasta la publicación de La lección del asesino (1983) que su carrera comenzó a despegar. Esta inquietante historia acerca de …

El regreso del club de la lucha (1996-2016)

I. Introducción:
Aunque parezca extraño, en su momento El club de la lucha tuvo una tibia acogida. En el prólogo a la recopilación de la secuela en comic (recientemente publicada por Dark Horse) el editor Gerald Howard recuerda las dificultades que tuvo en su momento para publicar el libro, debido a lo arriesgado e inclasificable de su argumento. Algo parecido ocurre con la película de David Fincher, que tampoco fue un éxito desde el principio, aunque con el tiempo haya acabado convirtiéndose en eso vulgarmente conocido como "Obra de culto", aglutinando a su alrededor a toda una legión de admiradores que disfrutan con la filosofía y las radicales ideas de Tyler Durdeen, además de esperar ansiosos una secuela que no terminaba de llegar, al menos hasta ahora, aunque no haya sido en formato cinematográfico sino como una serie limitada de comic books firmada, eso sí, por el propio Palahniuk, que no ha dejado pasar la ocasión de incluirse a sí mismo como personaje invitado. Pero v…