Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

De Cine: Ruta Gedmintas

Ruta Gedmintas (Inglaterra, 1983) quedará grabada en la memoria de toda una generación de teleaficionados como Frankie Alan, la irreverente y carismática fotógrafa lesbiana de Lip Service. Pero, como se suele decir, el talento no surge de la nada ni de la noche a la mañana, y cuando le llegó el (merecido) momento del éxito, la actriz contaba ya con una sólida carrera profesional a sus espaldas, con numerosas participaciones en todo tipo de producciones televisivas, cinematográficas y teatrales.
De nacionalidad inglesa, Gedmintas debe su exótico nombre a su ascendencia lituana. Tras una juventud itinerante decidió cursar estudios de interpretación en el Drama Centre London, la prestigiosa Universidad de las Artes de la capital británica, célebre por su alto nivel de exigencia y que cuenta entre sus ex-alumnos con nombres del calibre de Pierce Brosnan, Colin Firth o Paul Bettany, entre otros.
En sus comienzos la actriz combinó su faceta como intérprete de teatro con la aparición en dive…

Jeff VanderMeer y Southern Reach

En un futuro no determinado, el Área X es un lugar remoto declarado zona de catástrofe medioambiental. La naturaleza salvaje ha conquistado el lugar y su acceso esta prohibido. La agencia estatal Southern Reach ha enviado diversas expediciones, pero casi siempre han fracasado: los miembros de una se suicidaron; otros enloquecieron y acabaron matándose entre sí, y los integrantes de la última regresaron convertidos en sombras de lo que un día fueron. Aniquilacion, primera parte de la trilogía, nos narra las experiencias de la doceava expedición, compuesta por cuatro mujeres de las que nunca sabemos el nombre, sino tan sólo su profesión: una antropóloga, una topógrafa, una psicóloga y la narradora, una bióloga (que también tendrá un destacado papel en la segunda entrega de la serie). Su misión es explorar la zona y tomar nota de todo cuanto acontece a su alrededor, tanto del entorno como de sus compañeras. Muy pronto descubren una gran anomalía geográfica y formas de vida más allá de to…

Bajo el Signo Amarillo (Una tragedia en tres actos) /03

Obsesionado con "El rey de amarillo" me embarqué en una metódica búsqueda por toda la capital, ampliando mi radio de acción al extrarradio y otras localidades circundantes. Me acostumbré a salir de casa muy temprano para caminar sin rumbo fijo en cualquier dirección, observando todo lo que me rodeaba como si lo estuviese viendo por primera vez. Era mi ciudad y, sin embargo, cuanto más la recorría, más extraña me parecía, como si le faltase algo, o en cada visita el paisaje urbano fuese sutilmente distinto. No recuerdo cuando encontré el primer signo amarillo, pintado sobre la pared de un húmedo y oscuro callejón y casi oculto entre otros dibujos y grafitis de la más variada índole y temática; pero a partir de ahí me lo tropezaba cada poco, reproducido en el suelo, en una papelera, en los aseos de algún local, o incluso escondido de la vista detrás de cualquier esquina o rincón igualmente recóndito y poco accesible. Empecé a llevar un registro escrito de la ubicación de cada …

Bajo el Signo Amarillo (Una tragedia en tres actos) /02

Casi sin darme cuenta, Camille se convirtió en una presencia habitual en mi apartamento. Solía andar por ahí a todas horas, con una de mis viejas camisetas (que le quedaba varias tallas grande) por única vestimenta. Cuando no estábamos el uno en brazos del otro, se tumbaba en el sofá frente al televisor, con las piernas en alto, para hacer zapping sin fijarse en ningún canal en concreto, o solía ojear alguno de los libros que tenía tirados por casa, incluido "El rey de amarillo", que parecía ejercer una especial fascinación sobre ella.
- ¿Sabías que hay un personaje que se llama casi como yo?
- Sí. Y según la historia, es una princesa. Una de las herederas al trono imperial de Hastur.
- Entonces, si soy una princesa, tu obligación es obedecerme y satisfacer hasta el menor de mis caprichos - decía ella, mientras se sentaba sobre mi regazo y se despojaba de la camiseta, dejándome disfrutar con la vista de su hermoso cuerpo desnudo.
Un día Camille desapareció. Yo había quedado con …

Bajo el Signo Amarillo (Una tragedia en tres actos) /01

Dedicado, con respeto, a Robert W. Chambers. Con un agradecimiento especial a Karl Edward Wagner, que me llevó de regreso a Carcosa al bañarme en las aguas de su rio de la ensoñación nocturna.
CASSILDA: ¡Te lo digo, estoy perdida! ¡Absolutamente perdida! CAMILLA: ¿Has visto al Rey...? CASSILDA: Y me ha robado el poder de dirigir o escapar de mis sueños.
Aun recuerdo como encontré El rey de amarillo. Hacía algún tiempo que Lucía se había ido del apartamento que ambos compartíamos en Nuñez de Balboa y yo solía dar largos paseos por la ciudad para no tener que enfrentarme a su ausencia y a todos los recuerdos y recriminaciones que esta llevaba asociados. Ese día, en concreto, mis pasos me llevaron hasta la cuesta de Moyano, donde, rebuscando entre montones de libros ajados y polvorientos, mis dedos tropezaron con un ejemplar diferente a los demás. En algún momento del pasado las cubiertas del libro debían de haberse estropeado y su propietario decidió encuadernarlo de nuevo, aunque al hac…