Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

Un mal lugar donde perderse (007)

Las palabras del desconocido me acompañaron todo el camino de vuelta al embarcadero, mientras me preguntaba una y otra vez quién era y, si no nos conocíamos, cómo es que parecía saber tanto de mí y de lo que me pasaba por la cabeza. Cierto es que hubo un momento en que me planteé separarme de mi misteriosa acompañante y buscar a alguien más dispuesto a compartir información que me ayudase a rellenar los agujeros de mi memoria, pero eso había sido antes de que la hiriesen mientras se jugaba el pellejo intentando protegernos de nuestros implacables perseguidores. Vale que sus motivos no eran lo que se podía decir desinteresados, pero eso no cambiaba el hecho de que me había salvado la vida y estaba en deuda con ella. Al menos, me dije, tenía que conseguirle atención médica antes de irme por mi cuenta y riesgo.
Curiosamente, fue como si pensar en el diablo le hubiese sacado del coma, ya que al acercarme a la motora observé que Pandora (o como quiera que se llamase) estaba despierta y en …

Miranda /06

- Igual me arrepiento de preguntártelo... de hecho, seguro que me arrepiento nada más terminar de hacerlo, pero ¿por qué? - preguntó Miranda, ignorando las voces de su cabeza que le advertían de que no estropease el momento abriendo la boca y cagándola, como de costumbre.
- ¿Por qué, qué?
- Bueno, ayer daba la impresión de que tenías muy claro que no querías volver conmigo. A mí, por lo menos, me pareciste muy convincente. ¿Qué es lo que ha pasado en tan poco tiempo que te ha hecho cambiar de opinión?
- ¿De verdad quieres saberlo?
- No. Pero más tarde o más temprano acabaría preguntándotelo, así que mejor ahora que el año que viene.
- Muy bien. Ayer, en el hotel, creí que ibas a montar una escena. Pero no. Incluso recuerdo que cuando te fuiste ni siquiera parecías enfadada, tan sólo muy triste. Y luego, ya en la habitación, empecé a darle vueltas a la cabeza y a pensar que, después de todo, podías haber rechazado la invitación. O haberte largado de ahí con la pelirroja de la galería, que …

Miranda /05

- Ay, Dios - susurró Miranda al cabo de un par de horas, intentando recuperar el aliento a la vez que se apartaba el pelo de la cara.
- Lo sé - dijo Sunny, aun recostada sobre ella -. No has parado de repetirlo. ¿Qué pasa? ¿Has tenido una epifanía?
- Yo no lo llamaría así, precisamente.
- Mmm... ¿Hacia mucho desde la última vez?
- No mucho. Dos años, nueve meses, un par de semanas, tres días y... déjame ver... unas cinco horas, minuto arriba, minuto abajo.
- ¡Caray! Menuda fuerza de voluntad - musitó su ex (¿o ya no lo era? a esas alturas Miranda empezaba a sentirse un poco confusa), sin dejar de acariciarle la espalda con los labios.
- Si, eso mismo - le contestó, sonrojándose -. Fuerza de voluntad. Así soy yo. Toda autodominio.
- Creí que te lo habrías quitado.
- ¿El qué? - ahora fue el turno de Miranda de sorprenderse.
- El tatuaje - aclaró Sunny, mientras recorría con la punta del dedo el elaborado diseño que adornaba la parte baja de la espalda de su pareja.
- Ah, no. Ni siquiera se me pa…

Miranda /04

A la mañana siguiente se levantó como nueva, salvo por un leve dolor en las sienes a modo de recordatorio de los excesos del día anterior. Miranda había descubierto que cada vez toleraba más el alcohol, como si copa a copa su organismo se hubiese ido acostumbrando al mismo, hasta el punto de que casi no recordaba lo que era amanecer resacosa. Claro que tampoco estaba segura de que eso fuese algo realmente bueno.
Tras ponerse una sudadera encima del pijama y calentar una taza de café se acercó a la ventana para echar un vistazo al exterior. Entre semana, Goya era una de las calles más transitadas de la capital, pero los domingos - y especialmente a esas horas - parecía un paisaje desierto, salvo por la presencia esporádica de los equipos de limpieza o de algún transeúnte que había salido a comprar el pan o el periódico. Por eso no pudo evitar sorprenderse cuando oyó que alguien llamaba a la puerta y más aun cuando comprobó a través de la mirilla de quien se trataba. Su ex iba vestida ig…