Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

Diabolik, el retorno

Aunque la semana anterior había anunciado como próxima entrega del zoco la primera parte de un estudio centrado en el personaje de Dylan Dog (creado por el guionista Tziano Sclavi para la casa Bonelli en 1982) me ha parecido oportuno posponerlo para hacerme eco de una interesante novedad editorial: la casa Aleta ha sacado al mercado una nueva colección dedicada a Diabolik, uno de los personajes clásicos del Fumetti Nero italiano el cual hacía mucho tiempo que no visitaba nuestras librerías.
Para quienes no conocen o recuerdan al personaje, Diabolik es un misterioso ladrón de guante blanco con un talento innato para los disfraces y una extraordinaria habilidad para lograr sus objetivos burlando a las fuerzas del orden pese a los esfuerzos y la determinación del inspector Ginko, su némesis personal. Creado en 1962 por la hermanas Angela y Lucianna Giussani las aventuras del personaje se han prolongado hasta nuestros días de la mano de un plantel de escritores y dibujantes que han sabido …

La Odisea de la Metamorfosis en Prospectiva

Concluido el necesariamente breve repaso a la obra y trayectoria profesional del gran escritor Tim Powers, es hora de girar el timón y llevar el zoco por otros derroteros. De momento - y como ya es habitual - aquí os dejo el enlace a mi más reciente colaboración en la sección Viñetas de la web Literatura Prospectiva, dedicada en esta ocasión a recordar la gran saga cósmica de Jim Starlin a través de las reediciones que las editoriales Dynamite (en los USA) y Planeta Comics (en España) están haciendo de esta obra, sin duda uno de los mejores trabajos de su autor, y tal vez el que mejor condensa su personal estilo a la hora de hacer y entender el comic.
Como siempre, ya sabéis que se agradecen vuestros comentarios, críticas o recomendaciones. Las dos próximas entradas del zoco estarán dedicadas a comentar la edición española de Dylan Dog por parte de Aleta que ha superado de largo los anteriores intentos de editoriales como Zinco o Ediciones B, y se ha consolidado como la punta de lanza …

Tim Powers: marinero en costas extrañas 4

Conclusión:
Es difícil valorar la obra de un autor cuando eres un confeso admirador suyo. Difícil porque no eres del todo objetivo, y porque intentas racionalizar lo que al fin y al cabo no deja de ser una respuesta emocional. Como muchas otras cosas en la vida, lo mejor es probar y descubrirlo uno por si mismo. En principio, argumentos no faltan. Narrador nato, poseedor de un estilo literario culto y sugestivo, Powers ha dado no menos de media decena de títulos fundamentales al género fantástico de los últimos veinticinco años. Ha sido pionero de movimientos que han abierto nuevas vías de expresión a la fantasía histórica, a la vez que recuperaba temas y clichés ya vistos y les aportaba un aire nuevo, fresco y original.
Si hubiera que resumir en una frase la clave de su éxito, podría ser que su obra resulta innovadora sin sacrificar el espíritu comercial (en el buen sentido de la palabra), además de sofisticada sin renunciar al entretenimiento y espíritu aventurero. Ausente en su momen…

Tim Powers: marinero en costas extrañas 3

4. Juegos de engaño y muerte
La última partida (Last Call, 1992; premios Locus y Mundial de Fantasía 1993) marca un nuevo punto y aparte en la carrera del autor al representar un cambio de rumbo que empezaba a intuirse en La fuerza de su mirada. Powers aparca el Steam Punk y el viejo continente de los siglos XVIII a XIX para transportarnos en esta ocasión a Las Vegas del siglo XX, en una historia que mezcla sus tics habituales con el género de gangsters, los casinos y las luces de neón de la ciudad, a la vez que recupera los mitos del Rey pescador y el ciclo Artúrico que ya había tratado en Esencia oscura. Pero su Las Vegas no es la misma que vemos en cada capítulo de CSI, sino un lugar de magia arcana en el que las partidas de cartas simbolizan ritos ocultos que confieren su poder al todopoderoso Rey del Juego. En el fondo, Powers intenta conferirle a la ciudad ese mismo encanto kistch del Londres victoriano pasado por el pincel del Steam Punk. Sin embargo, el experimento resulta irre…