martes, marzo 30, 2010

Inauguración de Gizzmo en Mieres

La gente es decididamente aventurera en estos tiempos que corren. Si hace poco reseñaba la apertura de la librería Noveno Arte en Avilés, ahora le toca el turno a Gizzmo, otro nuevo antro de vicio, sito en Mieres, que nos llega de la mano de una de las parejas más simpáticas que conozco, como es la formada por Iván Olmedo y Carolina, viejos amigos y compañeros de varias ediciones de Asturcones y Semanas Negras comunes.
La librería (ubicada en la avenida Manuel Llaneza de dicha localidad) abrió oficialmente sus puertas al público el pasado viernes día 26 de marzo con un acto en el que se presentaba también - por primera vez en Asturias - la obra El adepto de la reina, escrita y editada por el gran autor asturiano Rodolfo Martínez que contó para la ocasión con Javier Cuevas como presentador y Maestro de Ceremonias.
Como ya he dicho en ocasiones anteriores, siento el más profundo de los respetos junto a toda mi admiración hacia aquellas personas que se atreven a dar un paso tan importante como este (fundar tu propio negocio), aunque teniendo en cuenta la profesionalidad, simpatía y buen hacer de Iván y Carolina, estoy seguro de que les irá muy bien; de todas formas, vayan desde aquí mis mejores deseos, así como una pequeña selección de instantáneas del evento:

jueves, marzo 25, 2010

La Tumba de Dracula en Tebeosfera

Para los despistados, Tebeosfera es uno de los proyectos más interesantes que han surgido en la Red en torno al mundo del tebeo en nuestro país. Manuel Barrero (conocido entre los aficionados por su colaboración en diversas colecciones de la editorial Planeta DeAgostini) pone rostro a un gran equipo de profesionales del medio que han creado una web que va camino de convertirse en un punto obligado de referencia para aficionados e investigadores que quieran ahondar en la materia.
Tuve la suerte de conocer personalmente al Sr. Barrero durante la última edición de la Semana Negra de Gijón, y de aquellas apasionantes charlas a orillas del mar surgió una invitación para colaborar en Tebeosfera con un artículo sobre la colección Marvel La tumba de Dracula y sus sucesivas ediciones en nuestro país, artículo que gracias al buen hacer de Barrero y demás responsables de la página, una vez terminado, luce un aspecto inmejorable (aunque esté feo que sea yo quien lo diga).
Para todos los interesados, aquí os dejo un enlace directo al mismo para que podais ojearlo, opinar, criticar o simplemente regodearos en la nostalgia, tal y como me ocurrió a mí al escribirlo:
Una mano sarmentosa de largos dedos como garfíos y de uñas verdosas y curvas como picos de águila, levanta el pesado aldabón que gime por la herrumbre y golpea dos veces, produciendo un profundo y lúgubre eco que se pierde en la infernal noche. Justo se abre la puerta para que una capa negra que en su revoloteo deja ver un forro de color sangre, desaparezca en la impenetrable oscuridad interior con el fantasmal cuerpo que envuelve. ¿Acaso Dracula entra en su mansión para regresar a su tumba? ¿O tal vez es otro vampiro?
Si quereis salir de dudas, cliquead en el enlace :)

domingo, marzo 14, 2010

Jan Europa, de Edmond

Hacia tiempo que me apetecía dedicarle una entrada al mundo del comic, aunque no terminaba de encontrar ninguna obra que me inspirase lo suficiente como pararme a teclear en mi portátil. Por suerte, los chicos de Glenat acudieron en mi rescate con su cuidada reedición del Jan Europa de Edmond, uno de esos personajes míticos que marcaron mi juventud (y supongo que la de tantos otros) a través de las añejas revistas de la editorial Bruguera.
Ediciones Glenat parece haber descubierto que la nostalgia es rentable. Muchos de los miembros de aquello que dio en llamarse la Generación Vértice, ahora que empezamos a peinar canas, nos seguimos gastando el dinero que tanto nos cuesta ganar en mantener el vicio de la lectura, y somos especialmente vulnerables ante el reclamo de la nostalgia, esa traidora sensación que nos empuja a pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor, aunque en ocasiones como la que nos ocupa este sentimiento esté más que justificado.
Sin ser un clásico del comic de todos los tiempos, el Jan Europa de Edmond es una de esas historias que se recuerdan con cariño por su acertada combinación entre unos guiones que destilaban aventura en estado puro y una puesta en escena gráfica de lo más atractiva. La trama arranca en septiembre de 1917, en plena 1ª Guerra Mundial. Un soldado sobrevive milagrosamente a una explosión sólo para descubrir que se ha vuelto inmortal y que ya no envejecerá más. Sesenta años después, en Londres, Jan Europa se reencuentra con su pasado a medida que se convierte en un peón en la partida que los Guardianes de la Paz y los Iniciados Negros libran por el destino del mundo. A través de distintas épocas y escenarios, Jan y sus amigos Anne y David frustrarán una y otra vez los planes del siniestro Incognito y sus secuaces.
Según su creador, el gran artista Edmond Fernández Ripoll, la idea del personaje se le ocurrió a finales de la década de los sesenta, aunque en aquel momento la editorial Bruguera no se mostró interesada en publicar la serie. Como explica el propio autor: "Me devolvieron los guiones y los primeros dibujos sin que hiciera falta explicación alguna".
Durante un tiempo hubo intentos de publicación en un par de periódicos, pero Edmond tardó aun quince años en conseguir que, al fin, en editorial Bruguera se animaran a hacerlo, apareciendo en diversas revistas de la casa hasta que esta cerró sus puertas. Por el camino Jan Europa había madurado: era un pacifista y europeista convencido, nacido en Cadaqués, de firmes convicciones morales pero dispuesto a la lucha cuando las circunstancias lo requerían, aunque a lo largo de sus aventuras - como en un episodio del Equipo A - casi nunca muere nadie, como corresponde a una serie tan pacifista como esta.
Curiosamente - para todos quienes tuvimos ocasión de leer sus historias originales - la serie no se había reeditado hasta la fecha, por lo que es de agradecer la iniciativa de ediciones Glenat de recuperar la misma en tres prácticos volúmenes de tapa dura, en blanco y negro, de unas 200 páginas (aprox.) cada uno. Los dos primeros incluyen el grueso de las aventuras que abarcan el enfrentamiento con los Iniciados Negros, mientras que el tercero recoge otra saga posterior del personaje que quedó mayormente inédita tras el cierre de la editorial.
Con respecto a la reedición en sí misma, tan sólo hay una pega que se le pueda hacer, que es la reducción - pequeña, pero cierta - de tamaño con respecto al original. Quienes me conocen saben que no soy partidario de ese tipo de manipulaciones que distorsionan el trabajo previo del autor; sin embargo, este es uno de esos casos que podemos calificar de MEQN (Mejor Esto Que Nada), y por otro lado hay que reconocer que el blanco y negro le sienta bien a los lápices de Ripoll; cada número se completa con introducciones y artículos del propio autor y otros expertos invitados que amplian el contenido de la obra; y se añaden bocetos, portadas e ilustraciones inéditas para deleite de los aficionados a este tipo de extras. Si hubiera que darle una puntuación del 1 al 10, podría arriesgar un ocho sin temor a pecar de exagerado. Tan sólo resta agradecerles a los responsables de la casa que hayan tenido el detalle de rescatar esta obra, tal vez la más conocida e interesante de su autor, que tan buenos momentos nos hizo pasar en nuestra no tan lejana juventud y que por esos azares del mundillo editorial ha permanecido relegada al olvido (salvo por un imborrable recuerdo en la memoria de los aficionados ) hasta hoy día.

FICHA TÉCNICA:

Título: Jan Europa
Autor: Edmond
E. Glenat
3 volúmenes en tapa dura de unas 200 páginas aprox. en blanco y negro.
Fecha de edición: 2009/2010

lunes, marzo 08, 2010

Avatar vs. En tierra hostil

Ya tenemos los resultados de la quiniela de los Oscar para este año 2010; y aunque la superproducción Avatar partía como favorita con nueve nominaciones, al final ha tenido que conformarse con tres estatuillas "menores" correspondientes a diversos apartados técnicos, mientras que la gran triunfadora de la noche fue la mucho más modesta En tierra hostil, de la directora Kathryn Bigelow que logra el doble record de vencer en su terreno a su ex-marido y ser así la primera mujer que logra hacerse con la preciada estatuilla a la Mejor Dirección.
Esta mañana un compañero de trabajo comentaba que con este resultado la Academia de Hollywood había recuperado algo de su perdido prestigio. Y no es el único que opina así. Pese al respaldo más o menos unánime de la crítica, las simpatías populares parecían inclinarse del lado de David frente a ese mastodóntico Goliath hipertrofiado que era Avatar. Aunque es fácil imaginar la cara de decepción de Cameron, siempre se puede consolar con la respuesta en taquilla: su película va camino de romper todos los records establecidos por él mismo en 1997 con Titanic.
¿Es En tierra hostil mejor filme que su competidora? Si y no. Quienes me conocen ya saben mi opinión al respecto. Casi seguro que esta no sea la mejor ni la última película sobre la guerra de Irak, pero es un trabajo crudo, honesto y de una belleza visual subyugante. Avatar, por su parte, cumple en el apartado técnico pero la historia y la narración cojean por todas partes. El argumento es un refrito entre Pocahontas y Bailando con lobos, y resulta previsible desde el comienzo para cualquier espectador medianamente fogueado. Cameron ha echado el resto en los efectos especiales que, eso si, quitan la respiración. La película sólo tiene sentido para ser vista y disfrutada en 3D. Sobre la pantalla, Pandora, su exótica fauna y vegetación parecen más auténticas que los escenarios y actores reales. Si la trama estuviese a la altura del aspecto visual estaríamos hablando de una gran película, pero Cameron ha preferido apostar sobre seguro con una historia romántico-ecologista tan lineal como sosa. Alguien más sabio que yo dijo alguna vez que hay muy pocas películas que mejoren con 40 minutos más, pero que casi todas salen ganando con 40 minutos menos, y eso es algo que el director debería haber tenido en cuenta antes de dar por terminada la suya.
Irónicamente, si una de las dos rivales va a marcar un antes y un después en la forma de entender y hacer el cine, esa será Avatar, y no el docudrama bélico de Bigelow; y es que, tal y como le pasó a George Lucas, lo importante aquí es la tecnología, y una vez descubierta y patentada, serán cada vez más los creadores que se apunten al 3D a la hora de rodar sus proyectos cinematográficos. Así que con el paso del tiempo será Cameron quien deje huella, aunque aquí y ahora la Academia le haya dado la espalda. Es un triste consuelo, pero no es un mal consuelo. El resto, como se suele decir, será historia.

domingo, marzo 07, 2010

Michelle Jenner en TNT


Todas las mujeres es una serie interesante por doble partida: por un lado, por ser el primer proyecto de ficción de un canal nacional de pago (TNT), y por otro, por suponer el regreso al medio televisivo del realizador y guionista Mariano Barroso, formato este en el que ha obtenido algunos de sus mayores éxitos, como es el caso de Las chicas de hoy en día. Todas las mujeres, por su parte, es una miniserie de seis episodios de media hora de duración que disecciona a su protagonista, Nacho (Eduard Fernández) un veterinario metido en problemas con la ley, a través de la imagen que de él tienen todas las mujeres que han pasado por su vida: su madre, su esposa, su amante (Ona, magistralmente interpretada por Michelle Jenner) o su abogada, entre otras. Un interesante punto de partida que Barroso (creador, director y guionista) desarrolla con mano firme episodio a episodio. Sin embargo, no debemos llevarnos a engaño: nos encontramos ante una serie modesta rodada con un presupuesto y medios bastante ajustados. Tal vez por ello, el realizador ha decidido potenciar sus mejores bazas: el guión, los diálogos y las (eso sí) excelentes interpretaciones del plantel de actores protagonistas entre los que destacan nombres como Lucia Quintana, Marta Larralde o Nathalie Poza, además de los ya comentados.
Quizás por todo ello el formato de 30 minutos resulta muy adecuado, ya que de esta forma la serie se hace menos monótona y reiterativa y sí, por el contrario, más agil y entretenida. El final, por otro lado, es lo suficientemente abierto como para dar pie a una continuación caso de que la respuesta del público sea lo bastante positiva.
En algunos foros de Internet han criticado la elección de Fernández como pareja de Michelle Jenner tildándole de "viejuno" y "poco atractivo" comparándole probablemente con Hugo Silva; quienes así hablan parecen ignorar que se trata este (Eduard) de uno de los mejores, más completos y versátiles actores que ha alumbrado la escena española de las últimas décadas con éxitos a sus espaldas del calibre de Fausto 5.0, Obaba o Amores locos, entre otros. Por otro lado, hay una química más que evidente en pantalla entre Michelle y él pese a la diferencia de edad entre ambos, y que pudimos comprobar también en la teleserie La princesa de Éboli, dónde ambos interpretaban al rey Felipe II y su esposa, doña Ana de Austria.
A título personal, me encantó la gran interpretación que Michelle hace de Ona, la amante de Nacho, una chica con un caracter tan fuerte como dulce y locamente enamorada del protagonista; quizás no tanto como Sara de Lucas, pero no por ello de forma menos apasionada. Y es que, por si no lo habíamos dicho aun, Michelle es una actriz excepcional que imprime un realismo y naturalidad extraordinarios a todos sus personajes.