domingo, enero 31, 2010

De Cine: Michelle Jenner V2.3

Pese a lo exótico de su nombre y apellidos, Michelle Jenner nació en Barcelona (Cataluña) un 14 de septiembre de 1986 en el seno de una familia muy vinculada al mundo del arte y la interpretación. Su madre era bailarina, mientras que su padre es el actor de doblaje Miguel Ángel Jenner, faceta que la propia Michelle ha practicado prestando su voz a diversos personajes cinematográficos (por ejemplo, Hermione Granger en la saga de Harry Potter), o colaborando en videojuegos como el Heavy Rain (2009).
Con apenas un par de años Michelle debutó en pantalla como protagonista de un spot publicitario, campo en el que ha seguido colaborando regularmente, alternando su carrera profesional con sus estudios. Su rostro, en efecto, comenzó a hacerse conocido entre los aficionados españoles gracias a un anuncio del ADSL de Movistar donde Michelle promocionaba la marca exhibiendo esa atractiva sonrisa suya que la ha hecho famosa. En el 2000 dio el salto a las salas de cine con un pequeño papel de reparto en la película Faust, la venganza está en la sangre de la Fantastic Factory, en el cual - a través de varios flash-backs - interpretaba a la versión juvenil de la actriz protagonista; papel al que seguirían colaboraciones en diversas series de la televisión catalana como El cor de la ciutat (2000), Mes enllá de las estrelles (2003) o Porca Miseria (2006). En el 2004 regresaría a la gran pantalla con otra breve colaboración en la película Nubes de verano de Felipe Vega, en la cual daba vida a Natalia, la joven canguro de los hijos de la pareja protagonista.

En el 2005 llega por fin su gran oportunidad al conseguir el personaje de la ingenua y atractiva Sara Miranda en la exitosa serie de Antena 3 Los hombres de Paco. A través de varias temporadas su tormentosa y precoz historia de amor con Lucas Fernández (Hugo Silva) llamó la atención de una legión de admiradores de ambos sexos que fueron testigos de la evolución de su personaje y de como este fue madurando episodio a episodio. Como detalle anecdótico merece la pena destacar que aunque en la citada serie su papel sea el de una joven adolescente, Michelle ya había cumplido la mayoría de edad al comienzo de la misma. De hecho, la actriz ha destacado en varias ocasiones que prefiere considerar su juvenil aspecto como una ventaja, ya que le permite abordar un mayor registro de papeles.
El éxito de la serie supuso el espaldarazo definitivo a su carrera. Michelle se convierte así en el rostro de la nueva campaña publicitaria de Herbal Essences (El pelo más sexy del verano 2007) al tiempo que hace sus primeros pinitos como cantante al interpretar junto con el grupo Pignoise varios de los temas de la banda sonora de la serie (faceta que ha seguido cultivando en la película Spanish Movie o en proyectos solidarios como X1Fin: Juntos por el Sahara), además de colaborar en varios videoclips musicales: Incredible de Darius Danesh (2003), In your mind de Anggun (2005), Veneno en la piel de Andrés Calamaro (2007) y Mundo Fragil, de Los Sidecars (2010). Durante el rodaje de la serie también encontró tiempo para participar en varios cortos cinematográficos tales que El secreto de Lidia (2005, donde tuvo ocasión de colaborar con su padre), Tight (2006), Cinco contra uno (2007) o Mala conciencia (2009).
Quizás para evitar un cierto encasillamiento, en los últimos años ha intentado ir distanciándose de la imagen demasiado cándida de Sara Miranda en busca de trabajos y papeles más maduros, acentuando su aspecto más trendy y sensual a través de entrevistas y publirreportajes para magazines como FHM, MAN o Vanity Fair, a la vez que empezaba a colaborar con la nueva cadena de televisión La Sexta donde presentó el programa Bichos y Cía, además de demostrar sus dotes como humorista en programas como El analista catódico o El Club de Flo. Asimismo ha desarrollado una actividad paralela como modelo de excepción para diversas revistas y magazines de actualidad, entre los que destacan Woman, Ragazza, Mujer Hoy, Cosmopolitan o Marie Claire, entre otros.

Toda esta intensa actividad no le ha hecho descuidar su carrera cinematográfica: tras Nubes de verano fue María (una joven aspirante a actriz) en Íntimos y extraños: 3 historias y media de Rubén Alonso (Premio del público en la 53 Semanci de Valladolid, 2008); a la que seguirían su papel de hada en la comedia Spanish Movie (2009) y su participación en la película Circuit de Xavier Ribera-Perpiñá (2010), así como en la miniserie televisiva Inocentes de Daniel Calparsoro (2009), ambientada en el sórdido mundo de la prostitución y la trata de blancas. Como detalle anecdótico, en el 2008 probó suerte en el escenario dando vida a doña Inés en una particular versión del Tenorio que se representó en la ciudad de Alcalá de Henares.
En el 2010, tras una breve ausencia para retomar su carrera cinematográfica, regresó a la pequeña pantalla para colaborar en los episodios finales de la serie que la lanzó a la fama (en los cuales, por cierto, aparecía embarazada, creando así cierta intriga acerca de la paternidad del bebé), tras lo cual participó  en otros proyectos televisivos como La pincesa de Éboli (A3) o Todas las mujeres de Fernando Colomo para el canal temático TNT. El 2011 ha sido, por fin, su gran año. Sus hermosas facciones han sido las elegidas para dar vida a una joven Isabel la Católica en una ambiciosa producción de Diagonal TV para la 1 de Televisión Española, al tiempo que ha rodado sus primeros largos como protagonista bajo la dirección de Nacho Vigalondo (Extraterrestre) y Montxo Armendáriz (No tengas miedo). A mayor abundamiento, su magistral interpretación en esta última como una joven sometida a abusos sexuales por parte de su progenitor desde su más tierna infancia le ha merecido el reconocimiento unánime del público y de la crítica especializada, además de una nominación a los Goya del 2012 como Mejor Actriz Revelación y otros galardones no menos importantes como el Forqué, el Sant Jordi o el del Círculo de Escritores Cinematográficos.

Para el futuro inmediato tiene pendiente de estreno Extratrrestre, lo último del siempre interesante Nacho Vigalondo, así como la ya mencionada teleserie Isabel, mi reina. Entretanto, mantiene una intensa labor como artista comprometida y solidaria con causas como el Rock in Rio o el festival VOCES, además de prestar su atractiva imagen para presentar cabeceras de tanto prestigio como la edición española de Harper's Bazaar. Esta claro que Michelle Jenner no quiere perder el tiempo, sobre todo ahora que una nueva hornada de jóvenes actrices (como María León) viene pisándole de cerca los talones. Sin embargo, Michelle tiene experiencia y belleza de sobras para mantenerse en primera linea por muchos años para deleite de todos sus seguidores, entre los cuales me confieso humildemente incluido. Pendientes de ver y disfrutar con sus próximos proyectos, sirva este pequeño repaso a su carrera como sincero homenaje a una de las actrices con más talento y futuro del actual panorama del cine español.

martes, enero 19, 2010

Y van XIII

Como pasa el tiempo... Parece que fue ayer cuando celebrábamos el XII Aniversario del Sitio de ciencia-ficción y hete aquí que ya ha pasado un año, y ahora toca celebrar los XIII recién cumplidos.
Como en anteriores ocasiones los responsables del Sitio han invitado a varios colaboradores habituales a que den su opinión sobre un tema de interés, que en esta ocasión ha sido: "¿Cómo nos ven los medios?" (o como escribía Dixon Acosta, haciendo un hábil juego de palabras: "¿Cómo? ¿Nos ven los medios?"). Pues eso.
Al igual que en ocasiones anteriores un servidor de ustedes ha tenido el honor de poder aportar su grano de arena a la susodicha conmemoración. Para los interesados, aquí les dejo el enlace para que puedan disfrutar con todos y cada uno de los artículos del Especial que, les aseguro, merecen la pena.
Feliz Cumpleaños y nos vemos en el XIV.

domingo, enero 10, 2010

Star Wars: el corazón de un Jedi no es tan solitario como parece...

Recuerdo que cuando éramos más jóvenes, todos los aficionados a la guerra de las galaxias queriamos ser como Han Solo. Vale que Luke era el protagonista principal (al menos de la primera película), que era el Caballero Jedi y sobre sus hombros recaia la dura tarea de destruir una Estrella de la Muerte, liquidar al Emperador y traer a Vader de vuelta del lado oscuro. Pero pese a todo ello (o, tal vez, debido a) el pobre Luke resultaba un poco insulso y aburrido, mientras que el bueno de Han era el alma de la fiesta: el bribón-no-tan-malo que se las traia de calle, con una novia en cada puerto espacial, especialista en sobrevivir como fuese, y que se reia de todos y de todas a lo largo de tres películas e innumerables comics y novelas. Al final, él es quien se queda con la princesa Leia, mientras que Luke se queda de luto, para vestir santos y con cara de circunstancias.
Sin embargo, la vida sentimental del hijo de Anakin Skywalker ha sido más intensa de lo que parece, como bien sabe cualquier aficionado al Universo Expandido de George Lucas donde nuestro Caballero Jedi favorito ha tenido sobradas ocasiones de ejercer de galán, al contrario de lo que ocurría en la saga fílmica.
Yéndonos a la adolescencia - que como bien sabemos, es esa etapa de la vida en la que a uno se le despiertan los midiclorianos... digo, las hormonas, con perdón - poco es lo que sabemos de las aventuras románticas del joven Luke en Tatooine y tal vez sea mejor así. En la película original tan sólo hay veladas referencias a una joven, Camie, que parece estar amancebada con otro de los conocidos de Luke (Fixer) aunque viendo el caracter casquivano de la zagala, y como sobaba a Biggs Darklighter la primera vez que este regresó de uniforme a su planeta natal, no cabe descartar que ella o alguna nativa similar le diera calabazas a nuestro protagonista ya a muy tierna edad.
Curiosamente, y para escándalo de toda una generación de aficionados, es la imagen seductora de la Princesa Leia la que mete a Luke en problemas y le saca de Tatooine para acabar convertido (queriéndolo o no) en un heroe de la revolución. Y es que por mucho que Lucas haya querido arreglarlo con posterioridad, tras las miráditas de cordero degollado que Luke le dirige a la princesa, o ese beso labial sin lengua que intercambian para darse suerte sobre el foso de la Estrella de la Muerte, hay auténtica pasión. Por no hablar del morreo (esta vez si, con lengua) que la misma princesa le mete delante de las narices de Han Solo para bajarle los humos a este último poco antes de tener que salir de Hoth por piernas (Por cierto, de forma piadosa Lucas borró de El retorno del Jedi la escena en que Leia se lavaba dientes y lengua con lejia tras descubrir la asombrosa realidad).
Sin embargo, entre dimes y diretes con la princesa, a Luke no le faltó tiempo para seducir a otras jovencitas u oficiales de la rebelión entre que perfeccionaba sus habilidades como piloto y caballero jedi, como es el caso de Tanith Shire, Deena Shan o la Hermana Domina Tagge. Sin embargo, la única que llegó a poner realmente de los nervios a la princesa Leia fue la teniente Shira Brie, cuyas carantoñas con el gallardo Luke dieron mucho que hablar entre la incipiente rebelión antes de descubrir que Shira era una agente imperial inflitrada por el mismísimo Darth Vader. Como del amor al odio no hay más que un paso, la teniente Brie regresó de la muerte reconvertida en la Jedi Oscura Lumiya durante la invasión de los Nagai, tras los eventos de El retorno del Jedi.
Otro casi interés romántico del caballero jedi en ciernes fue Gaeriel Captison, una de las dirigentes de Bakura durante la época de la invasión Sii-ruvi, aunque la cosa no fue más allá del tonteo platónico, al igual que ocurrió con Callista, otra caballera Jedi que colaboró con Luke para enfrentarse al Ojo de Palpatine, el proyecto Espada Oscura de los Hutt o la plaga de la Semilla de la Muerte. Posteriormente, durante la crisis yevethana Luke conoció a Akanah Norand Pell, una joven fallanassi que le embarcó en una búsqueda de sus raices familiares a través de la galaxia y si bien durante un tiempo viajaron juntos e intercambiaron consejos y disciplinas, no cabe decir que Akanah fuera un interés romántico para el cada vez más responsable caballero Jedi.
La única mujer que sacudió el corazón de Luke tal y como lo hizo aquella primera visión juvenil de la princesa Leia fue Mara Jade, antigua mano del Emperador y posteriormente asociada formal del contrabandista Talon Karrde. Será durante el regreso del Almirante Thrawn de las Regiones Inexploradas, cinco años después de la batalla de Endor, cuando los caminos de ambos se crucen y si bien en un principio Mara no muestr por él más que odio y desprecio, poco a poco va surgiendo un cierto feelin entre ambos que no tiene ocasión de concretarse ya que tras repeler la ofensiva de Thrawn Mara se fue de crucero con Lando Carlissian, mientras que Luke decidió concentrar todos sus esfuerzos en reconstruir la Orden Jedi con su Academia en Yavin 4. Sus devaneos con Callista y Akanah no le hicieron olvidar a Mara y cuando se reencontró con ella, muchos años después, durante los eventos de la Mano de Thrawn, los antiguos sentimientos volvieron a resurgir entre ambos, sentimientos que se reafirmaron con su boda delante de la plana mayor de la Nueva República y de la Orden Jedi. Tras el enlace, Luke rompe definitivamente su carrera de rompecorazones para volcarse en su matrimonio que pasa alternativamente por momentos difíciles (como la enfermedad de Mara durante la invasión Yuuzhan Vong) o reconfortantes, como ocurre con el nacimiento de su hijo, Ben Skywalker.
El enlace con Mara pone punto y final, pues, a una carrera de rompecorazones que, si bien no ha sido tan intensa como la de su camarada y pariente Han Solo, rompe con la imagen de chico-tímido o monje-ascético que algunos parecen empeñados en aplicarle a nuestro protagonista.