Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2009

L. Neil Smith y las aventuras de Lando Carlissian

En comentarios anteriores del zoco hemos hablado de varios escritores vinculados al universo de ficción de George Lucas como es el caso de Timothy Zahn, Alan Dean Foster o Brian Daley. Pues bien, hoy le toca el turno a uno de los más misteriosos y desconocidos de todos ellos: L. Neil Smith, el autor de las aventuras de Lando Carlissian. Adjetivos que no tienen nada de exagerados, ya que Smith es un escritor completamente inédito en nuestro país, puesto que ninguno de sus trabajos (ni siquiera los protagonizados por el imbatible Carlissian) ha visto la luz en castellano, excepto por algunas ediciones digitales de dudosa traducción. Tal vez por eso no pocos aficionados (entre los cuales me confieso incluido) habíamos llegado a pensar que L. Neil Smith no existía y que dicho nombre no era más que un pseudónimo utilizado puntualmente por algún escritor mercenario para realizar encargos literarios concretos. Pues bien, L. Neil Smith no sólo existe, simo que es un escritor con una larga y f…

Religión y Ciencia-Ficción

El último trabajo publicado de Douglas Preston, Blasfemia (2009), vuelve a poner sobre el tapete el viejo conflicto entre ciencia y religión; un tema de debate que en la vieja y racional Europa parece superado, aunque en los EEUU todavía se vive en especial intensidad, ya que los grupos ultracristianos de opinión tienen tanta fuerza que han conseguido que en algunos estados de la Unión Darwin y sus ideas hayan sido expulsados de los libros de texto por ir en contra del Creacionismo. En Blasfemia, Preston narra las desventuras de un grupo de científicos encargados de probar el acelerador de partículas más potente del mundo. Durante un ensayo de rutina conectan con una dimensión remota y misteriosa desde la cual alguien responde a sus llamadas: alguien que dice ser Dios, y les exhorta a conducir a la humanidad al siguiente escalón evolutivo e ideológico. A lo largo de toda la novela Preston juega con una cierta ambiguedad que no deja de añadir más interés al suspense: ¿Realmente es Dios…