domingo, enero 25, 2009

Bestiario de comics nunca publicados y otras novedades fantásticas

"Algo huele a podrido en Dinamarca", decía Shakespeare en Hamlet; parafraseando al gran dramaturgo británico, algo huele a podrido en Planeta Comics, y no es fácil averiguar el qué.
Tal vez algunos de los lectores habituales recuerden un anterior comentario de este blog titulado Carta abierta a Planeta Comics en la que reflexionaba sobre la errática y confusa política comercial que dicha casa mostraba poco después de hacerse con los derechos para publicar el material de DC Comics en España. Desde entonces, justo es decirlo, muchas cosas han cambiado para mejor. En Planeta se fueron poniendo las pilas y desarrollando una linea editorial bastante completa, con novedades tan interesantes como las cabeceras Clásicos DC y Universo DC (dedicadas a rescatar títulos clásicos inéditos o ya descatalogados en nuestro país de dicha editorial norteamericana), la versión española de los Showcase de DC, o el recurso de los meses temáticos, centrados en algún grupo o personaje, y durante los cuales se ofrecían diversas miniseries y especiales de distintas épocas y equipos artísticos para tener una visión lo más amplia posible de su trayectoría (tal y como se hizo en su momento, por ejemplo, con Deadman o El Espectro, por poner un par de ejemplos).
A mediados del 2008 todo parecía ir viento en popa y las previsiones de la editorial no podían ser más atractivas. Poco antes del verano se anunciaba un auténtico aluvión de novedades que iban desde la Biblioteca de Carl Barks al Supergirl de Peter David, pasando por un aluvión de clásicos como Clásicos DC: Batman, Batman & Los Outsiders, El Vigilante, o Jonah Hex, entre otros. Dichas novedades aparecieron tanto en la web de la propia editorial como en los checklist de varias colecciones, con todo lujo de detalles: portada, contenidos, autores, número de entregas e incluso el precio estimado de venta al público, por lo que todo parecía muy real y fiable. Los aficionados se frotaban las manos de satisfacción al tiempo que iban ajustando su presupuesto para los próximos meses.
Las alarmas saltaron cuando al llegar agosto Planeta no sacó al mercado ninguna de las novedades de Batman previstas para coincidir con el estreno de The Dark Knight. La excusa oficial entonces fue que agosto era un mal mes por las vacaciones y que todo lo anunciado se posponía para octubre. Sin embargo, llegado ese mes, apenas apareció en las librerías una ínfima parte de todo lo antedicho, mientras que el resto se retrasaba, se nos dijo, hasta principios del 2009 o literalmente sine die.
Con ser esto bastante anómalo de por sí, la editorial comenzó a acumular además retrasos con algunas colecciones mensuales habituales, lo que unido a lo anterior, y a la falta de explicaciones convincentes por parte de Planeta, comenzó a desatar todo tipo de especulaciones: que si Planeta no vendía lo mismo con DC que con Marvel; qué si estaban perdiendo mucho dinero; que si había firmado un contrato que ahora les venía grande e intentaban renegociarlo a la baja; que si Planeta iba a renunciar a los derechos para publicar material de DC en España y que estos iban a revertir a Norma, y así un largo etcétera de elucubraciones que corrían como la pólvora a través de foros y páginas web, todas las cuales hacían flaco favor a la imagen de la casa.
Pues bien, recién estrenado el año 2009 ya hemos podido conocer el plan editorial de Planeta para el primer trimestre de este año (aunque algunas de las novedades en él incluidas aparecen previstas para el segundo semestre del año; se ve que en Planeta tienen un concepto del tiempo muy fluido). Quien quiera conocerlo al detalle puede consultarlo en la propia web de la editorial o en otras páginas como Zona Negativa. Haciendo una valoración global, parece que la situación se ha normalizado. La editorial se ha ido poniendo al día con los retrasos y las fechas de entrega, y poco a poco van publicando algunas de las novedades previstas en su momento para el 2008, como ocurre con la JSA. En cuanto al resto, el mes temático de Jonah Hex se atrasa hasta marzo (o al menos eso es lo que nos dicen ahora; ya veremos si es verdad); el Clásicos DC: El Vigilante previsto para este mes desaparece y en su lugar Planeta anuncia ahora una miniserie más actual sobre el personaje con guiones de Bruce Jones; algo parecido ocurre con el Clásicos DC: Batman & Los Outsiders, que se substituye por una nueva serie mensual de grapa y 24 pp. El Clásicos DC: Batman está en estudio para el 2º semestre del 2009 (Como diría Booster Gold: BWAH-HAH-HAH!), mientras que el Supergirl de Peter David ya ni se menciona. En su lugar se anuncian más Showcases como el de Hex o The House of Mistery, más novedades en formato omnibus (como el integral con la JLA de Morrison), o un nuevo formato bolsillo pensado para publicar material DC no relacionado directamente con los superhéroes, tales como el Príncipe Vikingo o el As Enemigo, por poner un par de ejemplos.
En principio, y una vez sobrepuestos de la decepción por todos los títulos clásicos anunciados y cancelados sin la mínima consideración hacia el lector (que es lo mismo que decir cliente, y por lo tanto, quien en última instancia sostiene la editorial) dicho plan no suena mal, si es que Planeta no nos la vuelve a dar con queso y todo esto se queda finalmente en agua de borrajas. El tiempo lo dirá, aunque este baile de dimes y diretes no le ha hecho ningún bien a la imagen de la editorial de cara al público. Esperemos que todo se deba a una mala racha puntual, y que finalmente podamos ver en nuestras librerías todos estos proyectos e incluso que se rescate alguno de aquellos títulos anunciados para el 2008 y que todavía no han visto la luz (que quieren, soñar no cuesta nada y menos cuando se trata de comics).

martes, enero 20, 2009

Y van XII


Y van doce años ya... Así como quien no quiere la cosa, el Sitio de Ciencia Ficción ha celebrado recientemente su XII aniversario, una cifra más que respetable en el universo de la red, donde páginas, blogs, foros y demás categorías nacen, adquieren fama y desaparecen al ritmo biológico de una luciérnaga. Doce años pues al pie del cañón son motivo más que de orgullo para los administradores del Sitio y la plantilla de colaboradores habituales que han contribuido a su popularidad.
Como ya es habitual, los responsables decidieron conmemorar el evento invitando a varios asiduos de la Sección Firmas a colaborar en un especial centrado en torno a la supuesta muerte e hipotético futuro de eso vulgarmente llamado ciencia ficción. Entre los autores invitados logró colarse este su humilde servidor, que contribuyó al evento con un texto exclusivo para el Sitio y que por lo tanto no van a poder leer aquí, en el zoco, pero para aquellos interesados les dejo el enlace para que puedan criticarlo a gusto (vayan afilando los cuchillos) y de paso aceptenme un consejo: ya que están ahí, aprovechen 15 minutos de su rutinaria existencia en leer las contribuciones del resto de autores invitados. Después me lo agradecerán.

domingo, enero 11, 2009

De Cine: David Duchovny

Al igual que ocurría con Dominic Purcell, David Duchovny es otro de mis actores favoritos. Siempre me ha parecido un intérprete sólido, versátil y convincente pero que no había tenido mucha suerte con la elección de sus papeles cinematográficos, siendo la televisión el medio en el que ha cosechado sus mayores éxitos como es el caso de Expediente X o la más reciente Californication.
En esta última Duchovny se mete en la piel de Hank Moody, un escritor bloqueado tras publicar su último libro y que lleva varios años intentando escribir una nueva novela. Por el camino Moody intenta mantener el respeto de su hija y recuperar el amor de su ex-mujer (la cual está a punto de casarse de nuevo con su odiado editor) al tiempo que se emborracha, coloca y fornica con todas las tías buenas que se cruzan por su camino (qué afortunadamente para él, son muchas. ¡David, qué les das!).
Oriundo de New York, donde nació en Agosto de 1960, Duchovny se estrenó ya en 1988 con pequeños papeles de reparto en películas como Armas de mujer (1988), New Year's Day (1989) o Malas influencias (1990) de Curtis Hanson, pero sería su interpretación como el travestido agente Dennis de Twin Peaks (tres episodios entre 1990-1991) el que llamó la atención del público y le abrió las puertas para realizar el papel de su vida (hasta la fecha) al encarnar al agente especial del FBI Fox Mulder durante 176 episodios de la exitosa serie de televisión Expediente X de Chris Carter, entre 1993 y 2002.
El caché y la popularidad que le proporcionaron su trabajo en Expediente X le animó a probar suerte en la pantalla grande. De hecho, a principios de los noventa, Duchovny parecía uno de los interpretes más prometedores del momento, rodando varios filmes al mismo tiempo y con numerosos proyectos en cartera. Sin embargo, a excepción de Expediente X: Enfréntate al futuro (1998), un spin-off cinematográfico de la exitosa serie televisiva, el resto de sus trabajos tuvieron una acogida bastante discreta. Películas como los thrillers Kalifornia (1994) y Jugando con la muerte (1997), o la comedia romántica Hechizo del corazón (2000) pasaron por las salas de cine con más pena que gloria. En el 2001 Duchovny parodió su rol como agente Mulder en la comedia de ciencia ficción Evolution de Ivan Reitman, tras lo cual volvió a probar suerte en la comedia romántica con títulos como Connie y Carla (2004) o Ellas y ellos (2005). Durante esta época fue frecuente verle actuar también como actor invitado en teleseries de éxito como Sexo en Nueva York. Destacar también que Duchovny ha hecho sus pinitos como director, y tras practicar con algunos episodios de Expediente X, en el 2005 dirigía a su esposa, la también actriz Téa Leoni en el drama Delitos menores.
Nuevamente la televisión acudiría en su rescate y cuando su carrera parecía un tanto perdida, Duchovny ha encontrado el que podría ser el otro gran papel de su vida al encarnar al alcohólico, adicto, pendenciero, sexo adicto y sin embargo entrañable Hank Moody, personaje con el que guarda no pocos puntos en común. Al igual que Moody, Duchovny lleva años esperando repetir el éxito que tuvo con Expediente X; al igual que Moody, Duchovny ha tenido sus más y sus menos con el alcohol, las drogas y sobre todo las mujeres (se ha reconocido públicamente adicto al sexo y ha estado sometido a varios tratamientos de rehabilitación); y, finalmente, al igual que Moody, Duchovny ha tenido serios problemas en su matrimonio y de hecho, parece que tras una breve separación él y su esposa, Téa Leoni, han decidido darse una nueva oportunidad.
En cualquier caso, interpretar a Hank Moody le ha sentado bien. Duchovny parece cómodo y hasta rejuvenecido en la piel del personaje que le ha ayudado a relanzar su carrera cinematográfica. Tras interpretar de nuevo a Fox Mulder en Expediente X: Creer es la clave (2008), compartió cartel con Halle Berry y Benicio del Toro en Cosas que perdimos en el fuego (2007) y formó parte del elenco del drama urbano La familia Jones. Para el futuro tiene pendiente de estreno Phantom y Relative Insanity. Entretanto, podemos seguir sus aventuras en el canal de pago Fox dando vida a ese carismático ¿perdedor? que es Hank Moody en Californication. (Si no han visto la escena en qué él y su agente se están haciendo un trio con una prostituta justo cuando les sorprenden sus respectivas esposas, es que se están perdiendo la serie más gamberra e irreverente del momento. Avisados quedan).

jueves, enero 08, 2009

Las novelas de Star Wars en España

Al hilo de mi anterior post algunos habituales de este blog me han pedido que amplie la información sobre los libros de Star Wars editados en castellano, tarea más complicada de lo que parece ya que si incluimos en el lote guias, ediciones juveniles, revistas, enciclopedias y demás merchandasing la lista resultante seria demasiado larga, por lo que voy a centrarme expresamente en las novelas principales de la saga, las adaptaciones fílmicas y resto de títulos que conforman el núcleo duro del Universo Expandido de George Lucas.
Siguiendo este criterio la primera editorial en publicar material de Star Wars en castellano fue Argos Vergara, también conocida como Javier Vergara Editor, que entre 1977 y 1980 sacó al mercado la novelización de La Guerra de las Galaxias y de El Imperio Contraataca, además de dos de los primeros spin-offs literarios de la saga: El ojo de la mente, de Alan Dean Foster y Más allá de las estrellas, de Brian Daley (a día de hoy, esta es la única edición que existe en nuestro país de estos dos títulos, ya que nunca han sido reeditados posteriormente).
Curiosamente, la novelización de El retorno del Jedi (1984) corrió a cargo de la editorial Planeta, la cual aprovechó la ocasión para reeditar el primer título de la saga (La Guerra de las Galaxias) en una colección de best sellers populares, aunque por algún extraño motivo no hizo lo mismo con El Imperio Contraataca (la cual si apareció en formato comic-book, a través de Comics Forum, su división de tebeos y literatura popular). Sin embargo Planeta no mostró interés en sacar al mercado más novelas ambientadas en la saga, como la trilogía de Lando Calrissian de L. Neil Smith o las dos novelas restantes de la Trilogía de Han Solo de Daley, todas las cuales permanecian - y permanecen - aun inéditas en España.
Sigamos. Hubo que esperar a principios de los noventa para que una nueva editorial, Martínez Roca, recogiese el testigo, y aunque no llegase a publicar en la piel de toro todo el material aparecido en los EEUU justo es decir que realizó el mejor trabajo hasta la fecha con el Universo de Lucas en nuestro país, publicando la mayoría de los títulos de la corriente principal, es decir, los protagonizados por Luke, Leia, Han, Chewbacca, Lando y el tandem C-3PO y R2-D2. Por otro lado, Martínez Roca era una editorial con una cierta experiencia en el campo de la ciencia ficción, ya que durante muchos años había publicado las colecciones Super Ficción 1ª y 2ª época, y la más lujosa Gran Super Ficción, cuyo formato fue precisamente el elegido para la nueva serie dedicada a Star Wars.
Aparte de reeditar las novelas de la trilogía original Martínez Roca sacó al mercado los siguientes títulos:
- La Amenaza Fantasma, de Terry Brooks
- Planeta Rebelde, de Greg Bear
- Sombras del Imperio, de Steve Perry
- La Tregua de Bakura, de Kathy Tyers
- Escuadrón Pícaro, de Michael Stackpole
- El cortejo de la Princesa Leia, de Dave Wolverton
- La Trilogía de la Nueva República, de Timothy Zahn
- La Trilogía de la Academia Jedi, de Kevin J. Anderson
- Hijos de los Jedi, de Barbara Hambly
- Espada oscura, de Kevin J. Anderson
- Planeta de Tinieblas, de Barbara Hambly
- Estrella de Cristal, de Vonda N. McIntyre
- La Trilogía de la Flota Negra, de Michael P. Kube-McDowell
- La Nueva Rebelión, de Kristine K. Rush
- La Trilogía de Corellia, de Roger Mac Bride Allen
También publicaron en un formato distinto los cinco primeros títulos de la serie de los Jóvenes Jedi, escrita por Kevin J. Anderson y su mujer, Rebecca Moesta. Por el camino se quedaron el resto de las novelas de la serie del Escuadrón Pícaro (ocho entregas más, en total), las cinco antologías de relatos cortos Tales from the Mos Eisley Cantine, Tales of the Bounty Hunters, Tales from Jabba's Palace, Tales from the Empire y Tales from the New Republic, más algún título spin-off como I Jedi de Michael Stackpole. Y, por supuesto, la trilogía de Lando Calrissian y los dos títulos restantes de Han Solo, que parecen condenados a no ver nunca la luz en castellano.
Por motivos desconocidos Martínez Roca cierra o pierde los derechos de la saga tras la publicación de Planeta Rebelde, los cuales pasan sorprendentemente a una pequeña editorial, Alberto Santos, hasta entonces conocida por sus guías sobre series cinematográficas (como Star Trek) o del mundo del comic (caso de Spider-Man o la Patrulla X). Como se las arreglaron los chicos de Alberto Santos para engatusar al personal de Lucasfilms es un misterio, pero a partir de 2001 - coincidiendo con el estreno del Episodio II - tomarán el relevo de Martínez Roca. ASE publicará las novelizaciones de los Episodios II y III; la mayor parte de los títulos relacionados con las Guerras Clon; los cinco primeros títulos de la Nueva Orden Jedi; más alguna novela suelta como La llegada de la tormenta, de Alan Dean Foster, o Darth Vader: el Señor Oscuro, la secuela oficial del Episodio III. También publicaron íntegra la serie juvenil Aprendiz de Jedi, protagonizada por un joven Obi-Wan Kenobi durante su época de aprendiz junto a Qui-Gon Jinn.
Y eso es todo. Por algún motivo igualmente misterioso, en el 2005 Alberto Santos deja de publicar novelas de Star Wars sin más explicación y dejando a todos los aficionados colgados y con un palmo de narices sin el final de la susodicha saga de la Nueva Orden Jedi, aunque la editorial no haya cerrado y hace poco, de hecho, haya editado una nueva guía sobre el universo de George Lucas.
Tras un lapso de un par de años y coincidiendo con el estreno de la nueva película animada en 3D de Las Guerras Clon, una nueva editorial retoma el testigo, en este caso Timun Mas, el sello del grupo Planeta dedicado al Fantástico. Por lo visto, dentro de los planes de la editorial está el reeditar las seis novelas originales de la saga según el orden oficial de Lucasfilms, es decir, empezando por el Episodio I y sucesivamente. Después... Dios dirá. Lo cierto es que al no existir ya el tirón de las películas no parece que Timun Mas (ni ninguna otra casa, puestos a ser sinceros) se vaya a molestar en rescatar los títulos que fueron quedando colgados en su momento, o incluso otros que aparecieron en los EEUU durante el intervalo de tiempo entre Alberto Santos y la propia Timun Mas, como The Dark Nest Trilogy o la serie Legacy of the Force (por no hablar de las restantes entregas de la Nueva Orden Jedi). ¿La solución? La que ya apuntaba en mi anterior post: aprender inglés fluido, comprarlos a través de Amazon, leerlos con paciencia y el Collins a mano y maldecir regularmente la miopia de los editores españoles que prefieren desaprovechar tiempo y dinero en publicar auténticos bodrios mientras excelentes novelas de la saga se quedan en el baul de los recuerdos. Qué se le va a hacer. Como decía Forges, España y yo somos así.