Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2007

Sax Rohmer y el peligro amarillo 1

"...Imagínese una persona alta, delgada y felina, de hombros anchos, cejas a lo Shakespeare y cara de demonio, el cráneo afeitado y unos ojos alargados, magnéticos, verdes como los de un gato. Dótele usted de toda la astucia cruel de la raza oriental pero concentrada en una única inteligencia gigantesca, con todos los recursos de la ciencia antigua y actual, con todos los recursos, también, de un gobierno poderoso y que, no obstante, ha negado siempre tener siquiera conocimiento de su existencia. Imagínese ese ser monstruoso y tendrá usted el retrato mental del doctor Fu-Manchú, el peligro amarillo encarnado en una sola persona".
Con estas palabras presentaba a su creación el escritor Sax Rohmer, nacido Arthur Henry Sarsfield Ward en 1883 en Birmingham (Gran Bretaña). Prolífico escritor de suspense y misterio, destaco por el éxito popular de algunas de sus creaciones como Sumuru, Gaston Max o, sobre todo, el diabólico Doctor Fu Manchú. A lo largo de su vida Rohmer desempeñó…

In Memoriam: Mike Wieringo

Muy a mi pesar, me veo a actualizar el blog para rendir homenaje a este gran artista que nos acaba de dejar de forma tan brusca como inesperada. Según la información disponible, Mike Wieringo ha muerto en su domicilio de un fallo cardiaco a la temprana edad de 44 años.
Oriundo de Italia, Wieringo ha imprimido su personal sello en personajes y colecciones tales como Spider-Man, los 4F, Flash, Tellos o Superman, entre otros. Su estilo alegre, juvenil y dinámico supuso en su momento un soplo de aire fresco en el endurecido panorama de comic norteamericano de los 90 repleto de héroes de músculos abultados, dientes apretados y miradas torvas. Aunque nunca tuve la ocasión de conocerle y pedirle que me firmara alguno de sus comics (o ya puestos que me hiciese un dibujo), su muerte me ha impactado especialmente, tal vez por su juventud (casi somos de la misma quinta) como por lo imprevisto de esta. Sus admiradores le echaremos en falta, pero siempre tendremos su arte para recordarlo. Sirvan es…