miércoles, agosto 31, 2005

Regreso al futuro

Todo lo bueno se acaba, y las vacaciones no son una excepción. Mañana me toca reengancharme al trabajo tras las vacaciones y más de cuatro meses de baja accidental. Sin embargo, le arranco unos minutos a mi último día como hombre libre para retomar contacto e informar un poco de los siguientes temas que tengo en mente.
Por lo pronto, continuar la serie sobre los faneditores patrios con análisis comentados sobre editoriales tales como Bibliópolis, Gigamesh o La Factoría, entre otros. A partir de ahora prescindiré del orden más o menos alfabético que seguía hasta la fecha para guiarme por las novedades que vayan sacando al mercado a la vuelta del verano. Como en el caso de Robel, parece que el comentario queda mejor si puedes recomendar una obra o autor concretos.
También tenia la idea de alternar esta serie con la dedicada a autores , series o personajes de CF poco o nada conocidos en nuestro país, como es el caso de Brian Daley y sus novelas de Coramonde, o las aventuras del agente Flandry, de Poul Anderson. En esta linea, me gustaría dedicar una entrada a recordar a algunas grandes damas precursoras del género, como Leigh Brackett o Catherine L. Moore.
Todo ello combinado con entradas puntuales sobre novedades editoriales o estrenos cinematográficos, tales como "El sonido del trueno", basada en el célebre relato del no menos célebre autor de "Crónicas marcianas" (uno de los libros de cabecera de Borges), Ray Bradbury.
Tampoco me quiero olvidar de quienes estais leyendo estas lineas. Algunas de las mejores entradas de este blog me han sido sugeridas por asiduos como GMF o JIA, entre otros. Gracias a todos por vuestra compañia, porque sin vosotros esto no tendría razón de ser.
Ah, y en breve dará comienzo una nueva entrega de las Jornadas del Comic de la villa de Avilés. Al igual que ocurrió con la Semana, intentaré teneros informados de anécdotas o datos que puedan ser de vuestro interés, aunque quien quiera estar debidamente informado hará mejor acudiendo al blog del ínclito Jorge Iván, a saber: www.desdemimundo.blogspot.com
Nos vemos (o mejor dicho, nos leemos). Espero vuestras aportaciones y sugerencias para que este blog sea cada vez más un foro de aficionados y menos el diario personal de un friki colgado de la CF. Beam me up, Scotty.

miércoles, agosto 17, 2005

Buffy Cazavampiros


Sunnydale podría ser el típico pueblecito americano donde nunca pasa nada más espectacular que el concurso anual de tarta de manzana. Pero aquí las cosas son diferentes. En Sunnydale la proporción de vampiros, demonios, mutantes e indeseables similares se dispara. Uno de esos pequeños inconvenientes consecuencia de vivir sobre una boca del infierno y de los que nunca te advierten en las inmobiliarias. Pero por suerte para todos sus habitantes, uno de los residentes oficiales del lugar es la Cazadora, la elegida para combatir contra no-muertos y demás fuerzas de las tinieblas.
Y pensar que Buffy estuvo a punto de no nacer, o de quedarse en un fallido proyecto de película cinematográfica. Pese al atractivo de la fotogénica Kristy Swanson y el respaldo de actores indiscutibles como Donald Sutherland o Rutger Hauer, la primera versión de Buffy pasó por las pantallas de cine con más pena que gloria. Sin embargo su creador, Joss Whedon, seguía creyendo en su personaje, y peleó hasta conseguirle una nueva oportunidad como protagonista de su propia serie televisiva, donde pudo desarrollar a fondo su personalidad y rodearla de un atractivo plantel de secundarios y adversarios. El resto, como se suele decir, es historia. Buffy Cazavampiros se convirtió en eso vulgarmente llamado “serie de culto”, inspirando productos más o menos similares como Embrujadas y reclutando a toda una legión de fieles seguidores que devoraban cualquier tipo de merchandising relacionado con su heroína, desde libros hasta DVDs pasando por la inevitable colección de comic, publicada bajo el sello Dark Horse, una editorial especializada en esto de las franquicias. Todo lo cual catapultó a su creador al universo de los guionistas de moda que, procedentes de la gran o pequeña pantalla, como Kevin Smith o Straczynski han renovado el panorama editorial norteamericano, dando nueva vida a series o personajes un tanto caducos, y de hecho parece ser que Whedon tiene todas las papeletas para hacerse cargo en breve de uno de los títulos mutantes.
En España, como es habitual, los seguidores habituales de la serie se mordían las uñas de desesperación pensando en toda esa mercadotecnia lejos de su alcance y a un océano de distancia. Pero de repente ha ocurrido el milagro: Buffy ha derrotado nuevamente a las fuerzas de la oscuridad y, si hace poco era la editorial Alberto Santos la que ponía en el mercado las novelas de la serie, ahora es el turno de la editorial Recerca de poner en nuestras manos la versión bidimensional (en viñetas, vamos) de nuestra heroína.
Siguiendo de cerca el modelo de los retapados americanos, en Recerca han optado por ofrecer una serie bimestral abierta de tomos de unas 144 páginas a todo color, a un precio bastante razonable para los tiempos que corren, y cada uno de los cuales incluye una media de unos seis episodios USA, firmados por profesionales del calibre de Cristopher Golden, Daniel Brereton, Andi Watson, Joe Bennett o Hector Gómez entre otros. Se trata de miniseries o historias autoconclusivas insertadas dentro de la continuidad de la serie de televisión y, aunque no es imprescindible haberla visto para disfrutar con ellas, es evidente que el fiel seguidor habitual del aparato catódico las disfrutará mucho más al reconocer personajes y situaciones presentados o acontecidas en la versión televisiva. De todas formas, conscientes del problema, Recerca incluye en cada tomo un artículo ubicando el contenido y relacionándolo con la temporada televisiva correspondiente.
Seis son hasta la fecha los volúmenes aparecidos de esta nueva colección, aunque resultan especialmente interesante el primero de ellos, Origen, ya que en él se incluye la adaptación al comic de la película original de 1992, enlazando directamente su final con el principio de la serie de TV, limando asperezas y corrigiendo discrepancias de continuidad; y el número 5, que incluye el primer especial Historias de vampiros con relatos cortos que exploran el mundo de la serie creada por Whedon. El resto son historias correctas, entretenidas, que disfrutarán tanto los seguidores habituales del personaje como quienes se acerquen por primera vez a la vida cotidiana del cazavampiros más atractivo del género.

martes, agosto 16, 2005

Flinx in flux

Curiosamente, una de las entradas que más interés parecen haber despertado de este blog es la titulada "Los héroes olvidados de la CF". Varios asiduos, por email o en persona, tomando una cerveza, han mostrado interés por esos personajes y series inéditos o parcial y malamente editados en nuestro país, y me han pedido que amplie información sobre algunos de ellos. Dado que han dejado en mis manos elegir por donde empezar, lo haré por uno de mis autores favoritos: Alan Dean Foster y la serie de novelas protagonizadas por los intrépidos Flinx y Pip.
Foster es un autor poco conocido para el aficionado medio español que como mucho lo tiene catalogado como un correcto novelizador de películas o colaborador de franquicias. Verdad es que a lo largo de su carrera Foster ha hecho muchos trabajos de este tipo (Star Wars, Alien, Krull, Outland, entre otros) pero es también autor de una extensa e interesante obra propia, de ficción y no-ficción, que va desde la CF, fantasía, terror, novela policiaca e histórica, western, o ficción contemporanea.
Su pasión por lo exótico le ha llevado a viajar y recorrer mundo, visitando lugares como Tahití y la Polinesia francesa, Europa, Asia, Tanzania, Kenya, Méjico, Perú y numerosas islas del Pacífico. Actualmente reside en Prescott, Arizona, con su mujer JoAnn Oxley.
Como escritor de CF su estilo es clásico y académico, lejos del experimentalismo de un Silverberg o un Delany, por poner 2 ejemplos. En su lugar, Foster ofrece mucha imaginación, espíritu aventurero y sentido del humor. Sus historias suelen estar ambientadas en lugares fascinantes y exóticos, mientras que sus protagonistas son personajes normales y corrientes enfrentados a situaciones que les superan y de las que pueden salir airosos gracias a una combinación de suerte y talento.
Dentro de su producción destaca la serie de Flinx, el huérfano-ladrón-aventurero, siempre acompañado por su mascota y amigo Pip, que recorren mil y una aventuras en una galaxía plagada de peligros mientras Flinx intenta averiguar quien es en realidad, el misterio de su origen y su destino.
La serie comenzó en 1972 con The Tar-Aiym Krang, a la que siguieron títulos como Bloodhype (1973) o The end of the matter (1977), así hasta un total de 11 entregas, la última de las cuales, Running from the deity, apareció en el 2005. Señalar que existe también un volumen omnibus, The Tar-Aiym Krang/Orphan Star del 2002 que recoge los 4 primeros títulos de la saga.
En castellano solo han aparecido 2 de las aventuras de Flinx, publicadas ambas por la editorial Edaf en su primera colección de CF, la de los años 70 (que se nutría del catálogo de CF de la editorial norteamericana Ballantine/Del Rey): el número 7 (El Krang de los Tar-Aiym) y el 17 (Abandonado en las estrellas) que se corresponden con los números 1 y 4 de la serie USA. Para ver un listado completo de la misma, así como ampliar más información acerca de este autor, los interesados pueden consultar su página web:

lunes, agosto 15, 2005

Faneditores 5

Con su permiso, voy a saltarme el orden más o menos alfabético que estaba usando para comentar a las diversas editoriales de CF que publican en nuestro país para ir directamente a la R de Robel, que está a punto de concluir su ejemplar reedición de la saga del orden Estelar de Ángel Torres Quesada.
Robel comenzó su andadura editorial con una decidida vocación popular, plasmada en sus dos primeras entregas. Por un lado, "La novela popular en España", una lujosa enciclopedia en 2 volúmenes de tapa dura, con sobrecubierta y estuche, y por otro con "La ciencia ficción española" (Premio Ignotus 2003 (Ensayo)), de similares características, en la que un plantel de destacados colaboradores (como Augusto Uribe, José Carlos Canalda, Miquel Barceló, o Pedro A. García Bilbao, entre otros) analizaban la historia y evolución del género en nuestro país.
Parecía que Robel iba camino de especializarse en el ámbito de las enciclopedias "definitivas" de lujo, pero su siguiente novedad rompió esquemas ya que se trataba nada más y nada menos que la reedición completa, revisada, cronológica y completa en formato popular de la mítica saga del Orden Estelar, la otra gran serie de CF española, junto con la saga de los Aznar de White, o el ciclo del Imperio Estelar de Cidoncha. Originariamente publicada en los años sesenta a ochenta del pasado siglo, como bolsilibros, de forma dispersa entre varias colecciones diferentes, tan sólo había habido un intento parcial de sistematización de la serie por parte de Ediciones B que publicó 4 antologías en cada una de las 4 recopilaban 4 títulos, aunque centrándose en las aventuras protagonizadas por Alice Cooper y Adán Villagrán.
Robel nos ha ofrecido la saga entera en 28 volúmenes, a razón de 2 novelas por volumen, rescatando incluso algunos títulos inéditos, y contando con el asesoramiento personal del autor, que ha supervisado su obra para el siglo XXI.
Con el mismo formato, Robel decidió rescatar y relanzar en castellano el Asimov Ciencia Ficción, tras los fallidos intentos de editoriales como Picazo o Planeta. La revista, que en un principio era mensual, tenía unas 194 páginas y costaba unos 5,95 € ha pasado hace poco su cadencia a bimestral, duplicando el número de páginas y el precio, aunque manteniendo intacto el nivel de calidad e interés que la caracteriza. Es importante destacar que los editores no se limitan a traducir artículos y relatos del original USA, sino que "españolizan" la edición con relatos y artículos de autores patrios, dándole a la revista un cierto aire nueva dimensionero al que supongo no es ajeno su director, Domingo Santos.
Por último, es necesario mencionar su colección Double (también en el mismo formato que las anteriores), una serie de volúmenes cada uno de los cuales incluye dos relatos largos o novelas cortas de dos autores diferentes, del cual se han publicado cinco entregas hasta la fecha ofreciendo obras de escritores tan importantes como George R. R. Martin, Frederick Pohl o Barry B. Longyear. Merece la pena señalar el número 2, dedicado a 2 autores españoles como son Domingo Santos con "La soledad de la máquina" y Rodolfo Martínez con "Territorio de pesadumbre".
Reconozco que siento curiosidad por saber cual será la próxima sorpresa que nos deparan los chicos de Robel tras la conclusión del Orden Estelar y el puntazo que ha supuesto la reanudación del Isaac Asimov en castellano, pero estoy seguro que como mínimo será igual de interesante que las anteriores y gozará del mismo éxito y reconocimiento. Los interesados en ampliar información pueden acudir a la dirección: www.edicionesrobel.es

Rodolfo Martínez y la guía sobrenatural de Gijón

Recién acabo de terminar de leer los dos últimos libros de Rodolfo Martínez, "Sherlock Holmes y las huellas del poeta" y "Los sicarios del cielo"; y es que este prolífico autor parece decidido a publicar a pares, coincidiendo con las semanas negras y asturcones (el año pasado fue el turno de "Sherlock Holmes y la sabiduría de los muertos", reeditada por Bibliopolis, y "El sueño del rey rojo").
En "Las huellas del poeta" Martínez retoma el uso del pastiche holmesiano que tan buenos resultados le diera en "La sabiduria..." e incluso, permitiéndose un cómplice juego personal de referencias cruzadas hay alusiones a "Elemental Mr. Chaplin", de Rafa Marín, reciéntemente editada por Minotauro.
En "Las huellas del poeta" encontramos a un Holmes crepuscular que sale de su retiro para dedicarse a los juegos de engaño y muerte del mundo del espionaje durante la Guerra Civil española, y cuyo último objetivo es evitar que una secta milenaria emplee el Necronomicon para invocar a las obscenas divinidades lovecraftianas; rito que debería tener lugar en una singular ciudad del norte de españa llamada Gijón.
Con una maestria envidiable, Martínez urde una trama adictiva en la que engarza sin complejos el pastiche holmesiano con el mundo de pesadilla del autor de Providence, la novela de espias, el ensayo histórico, e incluso el homenaje al comic de superhéroes a través de la transparente figura de Kent. En otras manos, semejante castillo de naipes se vendría abajo al menor soplo de viento, pero el autor se las arregla para que todo ligue y funcione con la precisión de un engranaje de relojería bien ajustado.
Y Gijón es, también, el escenario de "Los sicarios del cielo", aunque el autor nunca la mencione por su nombre. Sin embargo, a los oriundos de la ciudad no les costará reconocerla a través de las nostálgicas evocaciones y certeras descripciones de Martínez, que rizando el rizo llega a incluir en la trama escenarios reales como el Avalón.
Puestos a buscarle referencias, "Los sicarios..." juega con conceptos que van desde "El paraiso perdido" de Milton al Sandman de Neil Gaiman e incluso de la serie "Los Inmortales". Hay algo fascinante - y a la vez conmovedor - en la historia de ese angel que se hace hombre, condenado a reencontrarse, ver morir y comenzar de nuevo a sus seres queridos a lo largo de milenios. De hecho, la novela es un catálogo de personajes fascinantes perfectamente retratados que van desde una agente del Mossad que no ha envejecido un día desde la segunda guerra mundial, a un sacerdote-asesino al servicio del Vaticano. Hay una transparente crítica del fanatismo religioso (en clave de novela de misterio y acción) que empapa todas las páginas de esta novela que, con toda justicia, mereció el premio Minotauro 2004.
Pendientes de ver con que novedades nos sorprende la próxima Semana Negra, no cabe duda de que el autor asturiano es un valor al alza que se va poniendo a si mismo el listón muy alto con cada nuevo trabajo, solo para romper su propio record con su siguiente novela. Enhorabuena.

lunes, agosto 08, 2005

Faneditores 4

Ya que en la anterior entrada hemos hablado de las novelas de Star Wars de Alberto Santos editor, aprovechemos la ocasión para continuar el repaso a la lista de faneditores que últimamente proliferan en nuestro país; y hacerlo precisamente con el arriba aludido.
Quienes hagan memoria recordarán que la casa Alberto Santos comenzó publicando guias acerca de personajes de comic como Spider-Man, Conan o aquella monumental cronología X en cuatro volúmenes; o de sagas cinematográficas como Aliens, Terminator o Star Wars; o de temas tan variopintos como el cine gore, o un libro dedicado a mayor gloria de Jacinto Molina, más conocido como Paul Naschy.
Pero el gran pelotazo de la editorial tiene lugar cuando se hacen con los derechos para publicar las novelas de Star Wars en castellano; derechos que hasta entonces estaban en manos de Martínez Roca, una editorial famosa para todos los aficionados a la CF gracias a su célebre colección Super Ficción. MR había empezado a publicar novelas de Star Wars allá por el año 1991, coincidiendo con el relanzamiento de la franquicia en los EEUU de mano de la editorial Bantam. Sin embargo, MR se limitó a las novelas de la serie principal, es decir, las protagonizadas por Luke, Leia, Han y compañía, dejando de lado las antologías de relatos o series paralelas como el Escuadrón Pícaro (del que sólo se llegó a publicar en castellano el primer volumen). Sin embargo, a partir de 1999 la actividad de la editorial fue decayendo, y pese al acontecimiento que supuso el estreno del Episodio I apenas aprovecharon el tirón para aumentar su producción.
Es entonces cuando Alberto Santos se hace cargo de la franquicia, centrándose en las novelas ambientadas en la nueva trilogía. Paralelamente se publican la serie juvenil "Aprendiz de Jedi" y las 4 primeras entregas de la Nueva Orden Jedi. Con el estreno del Episodio II Alberto Santos pasa a centrarse en casi en exclusiva en publicar las novelas ambientadas durante las Guerras Clon.
Recientemente se ha hecho con los derechos para publicar las novelas de Buffy, de las cuales han aparecido tres hasta la fecha.
También han publicado varias adaptaciones de películas de superhéroes, como los X-Men 2, Spider-Man o Hulk; aunque estas no han funcionado tan bien en el mercado como las anteriores.
Es de suponer que entre sus proyectos de futuro, además de continuar publicando guias tan buenas como a las que nos tienen acostumbrados, estén el continuar las series de Buffy y Star Wars con nuevas entregas. De todas formas, Alberto Santos no deja de ser una editorial modesta, con una capacidad de producción muy ajustada (por ejemplo, en España sólo han aparecido las 4 primeras entregas de la Nueva Orden Jedi, mientras que en los EEUU la serie hace tiempo que ha terminado - son 19 novelas - y ya se habla incluso de secuelas). Otro handicap son los precios, a veces demasiado elevados, aunque justo es reconocer que la calidad del producto - en especial en los libros de tapa dura - también es considerable.
Curiosa editorial, que pese a sus modestos comienzos ha conseguido hacerse con un hueco en el mercado y con los derechos de publicación de dos franquicias tan interesantes como Buffy y Star Wars, en detrimento de otras casas con más fama o respaldo económico. Esperemos que el éxito acompañe a su iniciativa y poder seguir disfrutando en castellano de esas aventuras ambientadas hace mucho, mucho tiempo, en una galaxía muy lejana...

La Nueva Orden Jedi

Terminado el marasmo de las Guerras Clon, es de esperar que Alberto Santos editor continue con la publicación en castellano de la serie de novelas que comprenden la saga de la Nueva Orden Jedi.
En realidad, ya hemos tenido ocasión de leer las cuatro primeras entregas: "Vector Prime", de R.A. Salvatore; la duología "Marea Roja" de M. Stackpole y "Agentes del caos 1: La prueba del héroe", de James Luceno. Sin embargo, la editorial española interrumpió en su momento la serie para centrarse en las novelas ambientadas en las Guerras Clon, de más actualidad gracias al estreno de los episodios II y III.
Terminadas estas, deciamos, lo lógico sería esperar la reanudación de esta serie que en los EEUU supuso la novedad más importante que ha vivido el universo expandido de Star Wars en muchos años.
Ambientada unos 25 años después de la batalla de Yavin, la serie de la Nueva Orden Jedi narra el enfrentamiento entre una pujante Nueva República y una fiera raza de querreros alienígenas llamados los Yuuzham Vong. Los Vong no son la primera raza extraterrestre a la han tenido que enfrentarse tanto la Alianza como la Nueva República; para el recuerdo quedan los sii-ruuk, los yevethanos o los chiss, entre otros. Sin embargo, en Lucasfilm estaban decididos a que la Nueva Orden Jedi fuese diferente e impredecible. A darle un toque mucho más oscuro y siniestro de lo acostumbrado. A convertir a los Vong en una seria amenaza, tan poderosa que están realmente a punto de derrotar a la República como ni el Imperio pudo conseguirlo. Y como declaración de intenciones de que esta no era otra aventura más de Star Wars, nada mejor que comenzar eliminando a uno de los protagonistas principales de la trilogía original: el viejo y fiel Chewbacca, que tiene una muerte heroica en las páginas finales de "Vector Prime".
Por si eso fuera poco, en sus páginas se nos muestra una Nueva República corrupta y dividida por la luchas internas entre humanos y no humanos, e incluso a medida que avanza la guerra se observa un creciente sentimiento de recelo y desconfianza por parte de la clase política hacia la renovada Orden Jedi liderada por Luke Skywalker.
La Nueva Orden Jedi se compone de 19 novelas, más dos relatos cortos en formato electrónico y una miniserie de comic ("Chewbacca", escrita por Darko Macan) firmados por autores como los ya mencionados o Matthew Stover, Shane Dix, Troy Denning, Aaron Allston o Greg Keyes, entre otros. Los interesados pueden consultar una lista / cronología completa en la siguiente dirección:
www.njoe.com/index.php
Quienes hayan leido los cuatro primeros libros coincidirán conmigo en que la idea, por lo menos, es original y aporta un soplo de aire fresco a una franquicia que empezaba a renquear. Esperemos que podamos seguir disfrutando en breve del resto de la saga, y que los títulos restantes no pasen a engrosar la ya demasiado larga lista de obras de Star Wars inéditas en España.

jueves, agosto 04, 2005

Enviado a nuevos mundos

Hablar de Keith Laumer ha reavivado mi vena nostálgica, y he pensado que estaría bien recordar la figura de este gran escritor, del cual hace bastantes años que no se publica ni reedita nada en nuestro país, e incluso es posible que resulte un desconocido para las nuevas generaciones de lectores.
Keith Laumer (1925-1993) fue un destacado escritor norteaméricano de CF durante la década de los 60 y principios de los 70. Tras estudiar en diversas universidades, sirvió varios años en las fuerzas armadas y el Foreign Service, experiencias ellas que le sirvieron durante su carrera como escritor que comienza en 1958 cuando el magazine Amazing publica su historia "Greylorn". Durante la década de los 60 escribió más de 20 novelas, entre las que destacan títulos como Un rastro de memoria (1963), Catástrofe planetaria (1966), El largo crepúsculo (1969) o La jaula infinita (1972). Sin embargo, es especialmente conocido por la trilogía comenzada por Mundos de Imperio (1962); la saga de Retief (Envio a nuevos mundos, 1963, y siguientes); y la serie Bolo (tanques controlador por ordenador, de 1976 en adelante). Asimismo novelizó guiones de series como "Los invasores" y "Los vengadores" (John Steed y Emma Peel, no los de la Marvel).
En la trilogía del Imperio Laumer fue uno de los primeros autores en explorar el tema de los universos paralelos alternos. El protagonista es secuestrado por agentes de un universo paralelo en el que Alemania si ganó la 1ª Guerra Mundial para que se enfrente al dictador de otro universo expansionista, que resulta ser su doble personal en ese plano de la realidad. Las dos siguientes novelas (Al otro lado del tiempo, 1965, y Assigment to Nowhere, 1968) ahondaban en la misma linea de mezclar aventuras espaciales con viajes y paradojas temporales. La trilogía fue recopilada en 1986 en un volumen Omnibus titulado "Beyond the Imperium".
Más interesante quizás resulte la serie de relatos y novelas protagonizados por el diplomático terrano Jamie Retief, empezada en 1963 con Envio a nuevos mundos y compuesta por un total de 16 entregas, en su mayoría inéditas en castellano. Acción, intriga, suspense y humor en la mejor tradición del thriller espacial.
La serie Bolo fue desarrollada ya en los últimos años de su carrera y es practicamente desconocida para el lector español.
Laumer fue un autor muy popular en su momento, pero a partir de 1975 su figura quedó relegada a un segundo plano y hoy día se le considera, si acaso, como uno de los mejores "segunda fila" de la CF americana. Se le acusa de solo saber escribir novelizaciones o historias intrascendentes de facil factura y rápido consumo, lo cual solo es cierto en parte (y además no es nada de lo que avergonzarse); pero quienes así lo critican olvidan que fue uno de los escritores seleccionados por Harlan Ellison para revolucionar el género en sus Visiones peligrosas (y evidentemente, Ellison sabía lo que hacia), y que en una etapa posterior de su carrera escribía obras de mayor calado como El largo crepúsculo o La jaula infinita. Sin embargo, una grave enfermedad cerebral le afecto a principios de los setenta y aunque sobrevivió unos veinte años más, tanto su vida como su carrera literaria quedaron seriamente afectadas; y aunque siguió escribiendo libros de forma regular, ya no era lo mismo.
Sirvan pues estas lineas como recordatorio, reivindicación y homenaje a uno de los mejores representantes de una forma de entender, y escribir CF, que quizás se haya perdido por el camino, pero que precisamente por ello resulta sumamente agradeble de redescubrir y releer.

Los heroes olvidados de la ciencia ficción

¿Alguna vez se han parado a reflexionar sobre cuantas series míticas de la ciencia ficción permanecen total o parcialmente inéditas en nuestro país? En este blog ya hemos hecho referencia de pasada a algunas como la saga de Ambar de Zelazny o los Berserkers de Saberhagen, pero la lista completa sería demasiado extensa para los recursos del servidor. ¿Qué pasa con el capitán Futuro de Hamilton? ¿O el alferez Flandry de Poul Anderson? ¿O la serie de la Rata de Acero Inoxidable de Harry Harrison? ¿O las aventuras de Retief, de Keith Laumer, del cual por cierto también permanece inédita la tercera entrega de Mundos de Imperio? ¿O la serie completa de la Legión del Espacio de Williamson? ¿O las novelas de Flinx de Alan Dean Foster? ¿O todos los títulos de Star Wars que todavía no han visto - ni verán - la luz en castellano? Por no hablar de las novelas de Jinx, de Brian Daley; o los relatos protagonizados por Eric John Stark, de Leigh Brackett; o de tantos otros personajes de Howard que no son Conan.
Verdad es que muchas veces estas series no son cien por cien inéditas en castellano, ya que en muchos casos se ha publicado la primera entrega, o algún relato disperso, o han aparecido de forma fragmentada en diversas editoriales y sin nada que las relacione. Por ejemplo, de la serie de la Liga Polesotécnica de Poul Anderson han aparecido 2 novelas en Edaf CF (El mundo de Satán y Mirkheim) más algún relato suelto en alguna antología de Bruguera; de la Rata de Acero Inoxidable se han publicado en 2 ocasiones los 2 primeros libros, sin ir más allá; en Edaf CF aparecieron también dos aventuras protagonizadas por Flinx (El krang de los Tar-Aim y Abandonado en las estrellas); de Eric John Stark la trilogía de Skaith, editada en su momento por Miraguano, y así sucesivamente. Comienzos, o pequeños fragmentos que nos desvelan solo una ínfima parte del conjunto para ponernos los dientes largos. Al final, solo queda la opción de echar mano del catálogo a distancia, o Internet, pedirlos a los USA y comprarte un buen diccionario Español-Inglés y viceversa.
¿El motivo? Bueno, la población española no tiene nada que ver con la de los EEUU ni en cantidad ni en hábitos de lectura. Somos unos 47 millones (aproximados), de los cuales que lean - y encima lean CF - somos una minoría, muy fiel y sacrificada si se quiere, pero minoría, al fin y al cabo. Además, las editoriales están embargadas del síndrome "Novedad", publicar al autor o título de éxito más reciente en los USA o Europa, y si dan con alguno que vende, pues explotarlo hasta la saciedad. Los clásicos quedan arrinconados, son casi como una cuota que hay que cubrir, como es el caso de Nova (El clásico Nova del año...). Pero es que además, se nos intenta colar como clásicos novelas recientes que en su día no pudieron ser publicadas, lo que desvirtua un tanto el concepto (en términos automovilísticos, sería como si nos dijeran que un R5 es un clásico del nivel de un Ferrari Dino). Es cierto que tanto Nova como Gigamesh o la Factoría repescan algún que otro clásico en sus respectivas colecciones de CF, pero suelen ser autores del calibre de Asimov, Heinlein, Clarke o más recientemente Fredric Brown; prefieren novelas autoconclusivas que series; y suele tratarse de títulos ya publicados en castellano, pero difíciles de encontrar. Apenas hay editoriales que se dediquen en exclusiva a recuperar u ofrecer clásicos inéditos; e incluso ha habido casos, como el de Pulpmagazine, en los que la iniciativa se ha cortado en seco por insoslayables cuestiones legales. Con lo que todas esas series que mencionábamos arriba - y más que ahora no recuerdo - tienen todas las papeletas para seguir inéditas en la piel de toro. Por si acaso, vayan haciéndose con un buen diccionario. El Collins es bastante resultón, y la edición de bolsillo te saca de muchos apuros.

lunes, agosto 01, 2005

Los mundos de Roger Zelazny

Algo pasa con Zelazny. Al menos, parece que los editores patrios han recordado la figura de este gran escritor, lamentablemente fallecido hace unos años. Pionero de la New Wave, movimiento al que siempre se le adscribió aunque no compartiese todos sus postulados, Zelazny es autor de éxitos tales como Tu, el inmortal (1966, desarrollada a partir de uno de sus relatos cortos), El señor de los sueños (1966), El señor de la luz (1967), Criaturas de luz y tinieblas (1969), Hoy escogemos rostros (1973) o Señales en el camino (1979) entre otros títulos imprescindibles. Fue, asimismo, un maestro del relato corto, cuyos mejores ejemplos pueden encontrarse en antologías como El hombre que amó a La Faioli o Una rosa para el eclesiastes. A partir de 1970 se fue decantando por la fantasía (con series como las sagas de Dilvish o Ambar) en detrimento de la CF, aunque conservando todas esas señas de identidad que hicieron de él un autor famoso: riqueza imaginativa, un fino sentido del humor y una prosa poética, elegante y barroca.
En España Zelazny vivió su momento de gloria en los años 70, cuando diversas editoriales como Adiax, EDHASA, Minotauro o Martínez Roca publicaron sus obra más conocidas. Mención aparte merece la revista Nueva Dimensión, que ofreció varios relatos suyos aparte de dedicarle los números 3 y 22 de su colección de libros. Sin embargo, a partir de 1980 fue cayendo en el olvido, a excepción de los libros de Dilvish publicados por Martínez Roca en Fantasy, y la saga de Ambar, cuyas cinco primeras entregas aparecieron en Futurópolis, de Miraguano. Ahora, casi diez años después, parece que Zelazny quiere regresar de su exilio editorial. En el 2000 Plaza & Janés publicaba en Mundos Imaginarios El amor es un número imaginario, una antología que recupera alguno de los mejores relatos cortos de este genial autor; en el 2003 Minotauro reeditaba en formato bolsillo El señor de la luz, y en el 2004 era Bibliopolis la que rescataba Tu, el inmortal en una nueva y cuidada edición. Esperemos que la racha no se interrumpa y se quede en un espejismo, aunque los seguidores de este gran escritor pueden estar de enhorabuena, ya que hay rumores de que una importante editorial podría estar interesada en publicar íntegramente la saga de Ambar, incluidos los títulos que todavía permanecen inéditos en castellano. Seguiremos pendientes del rumor e informando.